martes, 24 de febrero de 2009

La dimisión de Bermejo

Bueno, ya ha conseguido el PP lo que tanto ansiaba: la dimisión del ministro de Justicia Mariano Bermejo por el tema de la cacería (donde lo único que veo rechazable es que el ministro estuviera cazando, me da igual que lo hiciera con Garzón o con su tía la del pueblo).
¿Y ahora qué? ¿Aplicará el PP el mismo ahínco para pedir las dimisiones de, por ejemplo, Serafín Castellano, el cual ha reconocido que, desde hace diez años, hace adjudicaciones a dedo?
Me temo que algunos, sólo ven dimisiones en el partido ajeno, pero no en el propio.

4 comentarios:

Jovekovic dijo...

Con independencia de la corrupción existente en el entorno del PP, que al parecer es mucha, no puede decirse que con quién cace el ministro sea indiferente, porque no lo es en absoluto. Desde el punto de vista de la praxis democrática no es de recibo que el juez que investiga un caso de corrupción política, que afecta a la principal fuerza de la oposición, comparta festejos - sean éstos de la naturaleza que sean- con un miembro del Gobierno. Esto es muy importante, porque la impresión de compadreo está servida. En segundo lugar está el tema de la caza a la antigua usanza, como los señoritos, que también queda un poco alejado del tono progresista del señor ministro, que por cierto siéndolo de Justicia había olvidado el trámite legal de la licencia autonómica.
Rematadamente mal el ministro Bermejo que bien dimitido está.

Irreverens dijo...

Estoy con Jovekovic. Los del PP, como siempre, han inflado el asunto hasta el esperpento, pero es que el Sr. Bermejo también se ha lucido de lo lindo.

Y encima, ahora va Solbes y dice que le tiene envidia al de Justicia precisamente por ser ex ministro.
Cualquiera diría que los del PSOE desean allanar el camino al PP...
:-/

¡País!

Juan dijo...

Estoy de acuerdo con Jovekovic en que está muy bien que el ministro haya dimitido. Olvida Jovekovic, no sé si a propósito, que en la cacería había decenas de invitados más invitados por el secretario general del PP en el pueblo donde se celebró la cacería. Estoy de acuerdo en que no me gusta nada la matanza de ningún tipo, pero lo de la cacería a la antigua usanza es más una cuestión de estética que de ética. Una pregunta porque no soy seguidor del Conde de Tebas ni de la cinegética: ¿Todos los invitados a una cacería deben tener licencia de caza o se puede ir a ver, comer y beber?

Kurtz dijo...

Jovekovic: lo siento, pero sólo estoy de acuerdo con la última parte (aunque ahora se ha aprobado la licencia única... a instancia del PP). Como dice Félix Soria en su blog (http://im-pulso.blogspot.com/2009/02/la-dimision-del-ministro-y-el.html): "cabe preguntar cuántos altos cargos gubernamentales deberían haber dimitido por haber coincidido con representantes de la judicatura en presentaciones de libros, conciertos, inauguraciones de cursos académicos, actos empresariales, etcétera...".

Irreverens: Lo de Solbes es una simple broma (imoportuna, también es cierto). Es como cuando a uno le preguntan qué tal le va en el trabajo y responde: "Deseando jubilarme".

Juan: yo también creo que Bermejo ha hecho bien en dimitir (aunque sea para quitar argumentos al PP) pero también es cierto que se ha exagerado el asunto, y que han hablado de dimisiones los que menos tenían que hablar.
A la pregunta no te puedo contestar, porque no soy muy de cacerías.