jueves, 26 de febrero de 2009

El enemigo del pueblo

Quería escribir algo sobre Emilio Gutiérrez, el vecino de Lazkao que, después de que su casa reventara junto a la sede del PSE de la localidad debido a una bomba de ETA, destrozó una Herriko Taberna a mazazos.
Pero Jovekovic se me ha adelantado de forma brillante y, precisamente por esa brillantez y lucidez, dejo aquí un enlace a su texto.
Sólo diré que no apruebo lo que hizo este hombre (que ahora ha tenido que abandonar su localidad debido a la amenazas; le llaman "fascista" los verdaderos fascistas del País Vasco), pero lo comprendo por el miedo en que vive la sociedad vasca. Y al menos, él ha actuado a cara descubierta, no como los cobardes que ponen bombas.

4 comentarios:

julian dijo...

Está claro que no se puede ir por ahí tomandote la justicia por tu mano,pero en este caso yo hubiera actuado igual aunque eso suponga tener que largarme de donde vivo.Ha tenido la valentía de decir basta ya a que unos malnacidos esten acojonando a toda la sociedad vasca con el beneplácito de los políticos que allí gobiernan.Si estos se dejaran de ambiguedades y condenaran a los terroristas claramente la gente no se vería indefensa y harta de ver que está totalmente desamparada y por supuesto no se verían en la necesidad de hacer lo que este hombre ha hecho.Un saludo kurtz

Kurtz dijo...

Por supuesto, este hombe representa el hartazgo de la sociedad vasca y ha hecho un acto de mucha valentía. Pero de ahí, a tratrarlo como un héroe, pues no. Reitero que comprendo su acción, pero no la comparto.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Todo mi apoyo a este joven.

Seguramente las formas no sean las adecuadas, pero más lamentable es amenazar y matar a los que no piensan como tu y mucho menos que te jodan tu piso por una bomba.

Lastima que esa bomba no les exploto en...

Diego

Kurtz dijo...

Por supuesto que es peor que te revienten la casa de un bombazo. Pero una vez más, estamos hablando del ojo por ojo y eso es lo que a mí no me gusta tanto personalmente.