jueves, 22 de octubre de 2009

Gürtel: esperad, que aún hay más


Y no es broma. A este paso, empezamos a saber por qué en Valencia se organizaban tantos grandes eventos: para los bolsillos de unos cuantos. Qué ingenuos fuimos cuando nos creímos que era para atraer turistas. Esta semana que está a punto de terminar, se descubrió que los corruptos también hicieron caja del campeonato de hípica y de la Universidad Internacional Valenciana (UIV, o VIU en inglés).

En la Global Champions Tour (que así se llamaba el espectáculo de la hípica), se prestó algún servicio para la organizadora Oxer Sport. El mundial de saltos hípicos se celebró en la Ciudad de las Artes y de las Ciencias en mayo. La Generalitat patrocinó el evento, a través de la Sociedad Gestora para la Imagen Estratégica y Promocional, dependiente del vicepresidente Vicente Rambla, con al menos 377.000 euros. Por montar la presentación del torneo en el Hotel las Arenas, El Bigotes cobró a Oxer Sport 3.584,40 euros.
La Universidad Internacional Valenciana también contrató a El Bigotes. El centro académico por Internet, impulsado por Camps y dirigido por el ex conseller José Sanmartín, abonó una factura a Orange Market que ascendía a 10.915,60 euros. Esta cantidad fue pasada al cobro el pasado 6 de febrero, el mismo día que el juez Garzón ordenó la operación policial para desmantelar el tinglado Gürtel y evitar la fuga de Correa a Panamá. El concepto apuntado es el de "trípticos y carteles", según presupuesto hecho anteriormente, y por un "servicio de azafatas durante el congreso de Alicante".
Además, por si esto siguiera siendo poco, Special Events (otra empresa vinculada a la trama) le pasó un contrato de servicios de la apertura de las prerregatas, el Acto II del trofeo Louis Vuitton, organizada por Turismo Valentia Convention Bureau a Orange Market.

Por otra parte, el culebrón de Ricardo Costa tampoco ha terminado. Después de aquel último episodio en el que Costa parecía despedirse llorando, se ha descubierto que todo era puro teatro. Ricardo Costa sigue figurando, incluso hoy día, como secretario general en el organigrama del partido.

Y no sólo en el organigrama.


Vamos, que Camps no sólo miente a Rajoy, sino también a sus propios votantes, simpatizantes y afiliados.
Eso sí, aunque Ricardo Costa sigue manteniendo escaño en Les Corts, ahora ha sido relegado al escaño 98, "de forma provisional".



Y es que, aunque Camps (quien en su delirio defensivo ahora apunta a La Moncloa, como "amiguitos" de los corrruptos de Gürtel) afirme que Costa siguió las directrices de Rajoy y el propio Camps, lo cierto es que el presidente valenciano ya le ha prometido una consellería cuando se clamen las aguas, "casi de inmediato". ¿Recordamos una de las conversaciones que Costa tuvo con Álvaro Pérez, El Bigotes?

Álvaro Pérez: El martes he quedado para ir a su casa [de Camps].

Ricardo Costa: Primero, lo de este tema ya lo tienes claro, ¿no?

Á. P.: Lo tengo clarísimo.

Costa le pide que transmita la idea de que a él le "socarra" [achicharra].

Á. P.: Lo tenía previsto.

R. C.: Segundo, que yo como secretario general le puedo ser más útil si me pusiera en el Gobierno (…) Tú déjaselo caer y que lo vaya teniendo en la cabeza. (…)

Á. P.: Hecho, no sabes cuánto me alegra poder servirte de algo, Ric.

R. C.: No, coño, me sirves de mucho.

Quien sí que se ha despedido a Costa ha sido el arzobispo de Valencia, quien lo ha despedido de la Universidad Católica San Vicente Mártir, en la que era profesor. Costa había iniciado su andadura como profesor de la UCV en el curso 2007-2008, con alumnos de primero de Ciencias Empresariales. Su agenda le obligó a interrumpir las clases el año pasado, pero estaba previsto que regresara a la docencia este año.

Mientras, el rifirrafe entre los políticos continúa y esto empieza a animarse. ¿Llegará la sangre al río y parecerá esto el Parlamento taiwanés, con los políticos lanzándose los escaños a la cabeza?
Por un lado, los socialistas se querellarán contra Camps por supuesta corrupción. Y el PP presentará una querella criminal contra los socialistas por denuncia falsa.
Por su parte, Ángel Luna, portavoz socialista, está dispuesto a hacer público el contenido de esa conversación que tanto el PP como medios afines enarbolan para ilustrar la supuesta persecución a Camps. Además ha añadido que la mujer de Camps encargó a El Bigotes la decoración de su farmacia. El portavoz socialista también se ha referido a la farmacia como el centro de operaciones de la red. Así ha acusado a Camps de haber "estado utilizando a su mujer en todo este tema", de manera que su farmacia "se ha convertido en el buzón y ella en el transmisor de las órdenes para usted de la trama, o de usted hacia la trama"; a lo que Camps ha respondido como mejor sabe hacer siempre: echando balones fuera.

Pero no sólo la Oposición da problemas a Camps. Los zaplanistas, sobre todo en Alicante se están convirtiendo en un quebradero de cabeza. Quizá Gürtel logre lo que la guerra entre campsistas y zaplanistas no había logrado completamente: fragmentar al PP valenciano.

Y mientras, los ciudadanos, tendremos nuestra oportunidad para decir lo que pensamos sobre la corrupción de Camps y compañía. El próximo sábado 31, a las 18:00, en la plaza de San Agustín, se ha convocado otra manifestación ciudadana "Por las víctimas de la corrupción", o sea, por todos los valencianos y valencianas.