jueves, 15 de octubre de 2009

Ironía política

Lo único que me gusta de la actual política es cuando se utiliza (bien utilizada) la ironía. El mes pasado, el PP regaló una copia del Reglamento de Les Corts a Leire Pajín, para demostrarle que "no se está obstaculizando su nombramiento como senadora". Y el PSPV devolvió la jugada regalándole a Camps el Código Penal, para que "afronte su previsible futuro".
Y este tipo de anécdotas me gustan porque ya no tenemos a los políticos insultándose y gritándose. Al menos demuestran que saben utilizar la ironía y la sutileza.
Eso sí, ahora, si se pusieran a trabajar por el pueblo que les vota, ya sería todo redondo.

3 comentarios:

Irreverens dijo...

Ahí le has dado. Porque visto lo visto, ¿hay alguien que esté trabajando realmente en pro de la sociedad a la que representa?
:(

El futuro bloguero dijo...

Buenísima respuesta, jajaja, la del PS.

Kurtz dijo...

Irreverens: pocos, la verdad.

El futuro bloguero: por lo menos han reaccionado. Algo es algo.