miércoles, 11 de febrero de 2009

El PP, la transparencia y las comisiones de investigación

No hace falta que diga que la comisión de investigación de la trama de espionaje no sirve de nada, simplemente porque el PP hará con ella lo que le dé la gana. Más si tenemos en cuenta que Telemadrid no la retransmite ni siquiera para manipularla al antojo de PP. Y más aún si tenemos en cuenta que el presidente de esta comisión está salpicado por la trama de corrupción que ha destapado Garzón.
El PP nunca se ha caracterizado por la transparencia ni siquiera en las comisiones de investigación. En cuanto se va a decir algo que les molesta, comienzan las irregularidades. Un ejemplo fue la comisión de investigación de los GAL. El PP de Aznar "pasó página" (o sea, cerró dicha comisión) cuando se enteró de que el general Santamaría hablaría del Batallón Vasco Español.
Pero hay ejemplos más recientes. La comisión del Tamayazo, por ejemplo. ¿Alguien cree realmente que se , a día de hoy, la verdad sobre aquel caso? Sólo sirvió para mantener el tipo de cara a la opinión pública. "Mirad lo transparentes que somos".
Pero el ejemplo más lamentable lo tuvimos que presenciar los valencianos y valencianas. Mueren 43 personas en un accidente de metro. Se detectan fallos de seguridad e irregularidades en FGV. La comisión de investigación de dicho accidente duró tan sólo cinco días y sirvieron para que el PP falseara la realidad sobre lo invertido en la modernización del metro. Camps sólo acudió para votar las conclusiones finales que, evidentemente, fueron las tesis defendidas por el PP, el cual fue el único que aprobó dichas conclusiones, gracias a su mayoría absoluta.
Lo dicho, las comisiones de investigación del PP son puro teatro casi merecedor de algún premio gracias al cinismo de sus dirigentes. ¿Transparencia? ¡Ja! Eso en mi pueblo se le llama MENTIRA.

2 comentarios:

julian dijo...

Es el juego de aparentar lo que no eres para que no te digan lo que de verdad eres.Es la política y doble moral actual del pp.Sigue así kurtz y un saludo.

Kurtz dijo...

Doble moral que, aún no me explico, se la permitimos.
Un saludo.