lunes, 15 de febrero de 2010

División

Lo he dicho otras veces y sigo sin encontrarle respuesta. ¿Cómo puede ser que un partido que gobierna desde hace años con mayorías absolutísimas puede estar dividido y sumido en guerras internas? Es algo que pasa en el PP de la Comunidad Valenciana, sobre todo en Alicante, donde la división entre zaplanistas y campsistas está muy acentuada.
En Villena, hace menos de un mes, cinco concejales abandonaron el partido y se unieron a la Oposición municipal. La razón fue la pelea callejera que mantuvieron dos concejales en septiembre del año pasado. Uno de los concejales que han dejado el partido era uno de los protagonistas de aquella pelea. El hecho de que el otro protagonista, que cuenta con el apoyo de la alcaldesa Celia Lledó, no fuese reprendido, ha provocado que Richart y los otros cuatro concejales dejasen el partido, dejando a la alcaldesa en minoría.
Eso sí, la Generalitat intentó comprar a Richart ofreciéndole un puesto en VAERSA, puesto que en un principio aceptó pero después rechazó, acusando al Consell de querer comprarle.

2 comentarios:

Isabel Romana dijo...

El cemento une mucho, por encima de las rencillas internas. Besos, querido amigo.

Kurtz dijo...

A veces no tanto. Mira si no lo que ha pasado en Polop.
Besos.