viernes, 19 de febrero de 2010

Balones fuera


En el PP siguen las interpretaciones favorables al hecho de que el TSJV vea indicios de delito en la financiación del partido en Valencia, pero se declare no competente (no, yo tampoco lo entiendo de que se alegran, pero estos tipos son especialistas en retorcer el significado de cualquier frase). La última en sumarse al carro ha sido Rita Barberá quien afirma que "se han puesto las cosas en su sitio clarísimamente". Efectivamente, las cosas están clarísimas. Hay indicios de delito (lo cual va a seguir investigándose) y se va a encargar el TSJM ante las dudas en torno a la imparcialidad del tribunal valenciano.
Por su parte, Camps utiliza su otra táctica preferida, la de echar balones fuera. Durante todo este tiempo, ha cargado contra la corrupción del PSOE (haciéndose eco de casos del pasado, algunos ya juzgados), y ha acusado a los socialistas de orquestarlo todo; incluso, sacando fotos de Zapatero reunido con alguno de los empresarios de la red corrupta. Antonio Clemente, sustituto de Ricardo Costa como secretario general del PP valenciano, ha remitido un escrito que afirma que "entre 2002 y octubre de 2008 no ha existido el cargo de tesorero del PP de la Comunidad Valenciana, ejerciendo las funciones de tesorería desde los órganos centrales del PP en Madrid, que son los que controlan, autorizan y fiscalizan la totalidad de las actuaciones. En la documentación contable no participa cargo alguno de la estructura regional". Es decir, si hay financiación irregular en el PP valenciano, la culpa es de Aznar y Rajoy, y sus respectivos tesoreros.

Por cierto, hoy se cumple un año de Gürtel en Valencia. Aquí podéis encontrar un repaso por todo lo acontecido durante este añito.

2 comentarios:

Yassin dijo...

Es vergonzoso.. es que me da asco ver como por encima son capaces de dar clases de moral por el mundo adelante..


Un saludo

Kurtz dijo...

Ya sabes, la moral de ellos es: haz lo que digo, pero no lo que hago. Así ellos se llevan la pasta mientras los demás, como pardillos, se portan bien.
Un saludo.