lunes, 6 de octubre de 2008

Prohibido apostatar


Una vez más, la Iglesia ha demostrado que su amor es el dinero y no las cuestiones de fe o religiosas. Como todos sabemos, el Tribunal Supremo ha anulado la sentencia de la Audiencia Nacional que consideraba los Libros de Bautismo como ficheros de datos. Lo hace a instancias del arzobispado de Valencia, el cual había interpuesto un recurso de casación. De esta forma, se exime a la Iglesia de anotar a los apóstatas en los Libros de Bautismo.
Desde el arzobispado de Valencia se dice que "la Iglesia no es un club del que se pueda uno dar de baja". Viva la libertad de religión. Me pregunto qué pasaría si a estos los metiesen en un "club" al que no le gustase pertenecer.
Desde luego, una mala noticia para los que estamos en trámites de apostatar (me pregunto si a los que ya han logrado apostatar los volverán a "desapostatar"). En fin, ya sabemos que a la Iglesia le interesa mantener a todos sus fieles en los archivos (por mucho que diga el Tribunal Supremos, los Libros de Bautismo son archivos) por el dinero que recibe y no por el "bien de sus almas".

8 comentarios:

LAURA dijo...

Pura cuestion economica, en la que muchas veces nuestras inscripción no nos es consultada. Aún así, tendria que ver si a parte de anotar la apostatación, nos borrarian de sus tan amados libros que tanto dinero les hacen ingresar en las arcas papales...

Jovekovic dijo...

Estamos rodeados, ¡ cojones!

Belén dijo...

Deberíamos apostatar todos, sin duda...

Besos!

Kurtz dijo...

Laura: pues ya está claro que no, si ni siquiera quieren que constemos como apóstatas.

Jovekovic: desgraciadamente sí.

Belén: deberíamos, pero si no nos van a dejar hacerlo...
Besos.

Isabel dijo...

Cuestión de estadística amigo, si la gente se da de baja, pierden clientes, y subvenciones. Poderoso caballero es don dinero. Un beso

Kurtz dijo...

Pues sí. Como ya he dicho otras veces, hasta nuestra libertad es coartada por el dinero.
Un beso.

pollito dijo...

No está prohibido apostatar. Pero nadie puede obligar a la Iglesia a borrar sus archivos si alguna vez fuiste bautizado. Resulta que ella necesita saberlo, por si alguna vez el apóstata, como tantos, se arrepiente en el lecho de muerte y pide los sacramentos, o si se quiere casar por la Iglesia.

Apostatad en paz y dejad en paz los registros parroquiales...

Kurtz dijo...

Si la Iglesia no anota esas apostasías es como si el apostatante no lo hiciera. ¿O tú, si te das de baja en un club o asociación o agrupación no querrías que anotasen tu baja? Si el apostatante después se arrepiente, se le vuelve a anotar y en paz. ¿O acaso se tomarán represalias contra él por haber apostatado y vuelto al redil?
Recomiendo que tu última frase se la digas al arzobispo de Pamplona y al párroco de la iglesia en la que me bautice, porque yo si quiero apostatar, pero ellos no responden a mis peticiones.