viernes, 10 de octubre de 2008

El trabajador como mercancía

En estos tiempos de crisis en que se despide a los trabajadores para ahorrar algo de dinerillo, hay noticias que demuestran que esos trabajadores sólo son mercancía para los dueños de las empresas.
Hace unos días levantaba ampollas el caso de una mujer de Barcelona, despedida de una cadena de pescadería en la que trabajaba por faltas repetidas e injustificadas de asistencia y puntualidad. Podría ser un motivo normal para despedir a alguien, de no ser porque la mujer se encuentra en coma debido a un accidente que sufrió. Y no es que la empresa desconociera la situación de la empleada, pues la baja había sido tramitada.
En fin, a veces me pregunto si ser dueño de una empresa, ganar dinero y tener poder borra la conciencia. Si es así, prefiero seguir siendo más pobre que las ratas.

4 comentarios:

Jovekovic dijo...

"... a veces me pregunto si ser dueño de una empresa, ganar dinero y tener poder borra la conciencia", la respuesta es sí. Y seguimos haciendo todo lo que dicen estos cabrones.

Ana dijo...

Además de borrar la conciencia, borra la sin verguenza!
Mira como después de salir el tema en la televisión,se han dado prisa por readmitirla.

Saludos

Isabel Romana dijo...

Aquí ha pasado algo similar con ese guarda al que han debido amputar el brazo por haberse herido en un vertedero. No lo han despedido, pero la empresa le ha rebajado el sueldo a la mitad. Ya sabes, si no trabajas, no tienes derecho ni a comer. En fin... Besotes.

Kurtz dijo...

Jovekovic: debemos ser unos conformistas con un par de narices, cosa que me repatea.

Ana: esa es otra. (Casi) siempre que los medios se hacen eco de un escándalo, enseguida se soluciona como se tenía que haber solucionado de un principio. Otros casos sin tanto eco, aún esperan la solución correcta.
Saludos.

Isabel romana: lo recuerdo. Es el del guarda que acudió a un vertedero ilegal para apagar un incendio y perdió un brazo por culpa de la "bacteria de la carne", ¿no?
Será que al tener un brazo menos, sólo tiene derecho a la mitad del sueldo... Qué triste.
Besotes.