miércoles, 29 de diciembre de 2010

La crisis de la corrupción

La crisis ha traído dos fenómenos paradójicos: por un lado, la gente está más concienciada contra la corrupción política. Pero por otro lado, esa corrupción se ha estancado. Al no haber tanto dinero como antes, los corruptos no pueden robar tanto como antes.
Corruptos siempre habrá, pero gente concienciada no sé si habrá siempre. Ahora me estoy leyendo un libro llamado El fin del petróleo, escrito por Paul Roberts. En él, su autor cuenta que la población estadounidense se concienció del problema energético durante el embargo árabe del petróleo en los años setenta. Sin embargo, una vez que el Gobierno de Bush Sr. dio por finalizada la crisis energética, la población volvió a gastar energía como si se le fuera la vida en ello.
¿Pasará lo mismo después de la crisis económica? ¿Volveremos a gastar dinero que no tenemos para mantener un tren de vida costoso? ¿Volveremos a caer en las trampas de los bancos y las inmobiliarias? Y aún más, ¿seguiremos concienciados contra la corrupción y los corruptos que nos roban y nos gobiernan? En definitiva, ¿será esta la crisis que acabe con la corrupción?

4 comentarios:

dezaragoza dijo...

Pasará lo mismo después de la crisis económica.

Sí, la sociedad volverá a embargarse hasta el cuello por tonterías.

Sí, caeremos como ceporros en las trampas de bancos e inmobiliarias.

No, ni estamos ahora realmente concienciados ni habrá conciencia tras la crisis (dentro de diez años debo añadir).

No, esta no será la crisis que acabe con la corrupción sino otra que la seguirá perpetuando.

Y hágame otras preguntas que estas eran muy fáciles.

Gloria dijo...

Suscribo las respuestas de Dezaragoza

Marcos dijo...

Yo también las suscribo.
Feliz Nochevieja y Feliz Año Nuevo, Kurtz.
Saludos progresistas de Madrid

Kurtz dijo...

Dezaragoza: Pues si esas preguntas tienen esas respuestas, y ni siquiera podemos reflexionar sobre nosotros mismos, prefiero no formular la pregunta del millón.

Gloria y Marcos: Suscritas quedan.
Saludos y feliz año.