martes, 4 de mayo de 2010

El triunfo de la chabacanería

Hasta yo he hablado alguna vez de ella en este blog. La omnipresente Belén Esteban, que a este paso sólo le falta presentar el informativo de la cadena del cinco, acapara ya hasta titulares en los medios serios. Hace poco, un columnista del periódico francés Le Monde dijo que realizaría un estudio sociológico sobre la (no sé muy bien en qué categorías o profesión meter a Belén Esteban, así que lo dejaré en blanco). También hemos sabido recientemente que una de las tele movies más esperadas es una que trate la vida de Belén Esteban (por supuesto, la rodará Telecinco). Incluso hay políticos que se declaran confesos seguidores de la Esteban. La ministra de Cultura, González Sinde declaró recientemente: "Tengo mucha simpatía por Belén esteban, lo confieso"; mientras que Pedro Zerolo la calificó de "Madre Coraje" (y eso que Belén Esteban, si es que se pueden tener en cuenta sus opiniones políticas, afirma que está más próxima al PP que al PSOE). Dos más que se apuntan al carro populista. Incluso fue recibida por el director general de Vivienda de la Comunidad de Madrid para ayudar a una amiga de ella que había sido víctima de una estafa inmobiliaria.
La llaman "Princesa del pueblo" (por eso, tal vez se operó la nariz), como si el pueblo necesitara princesas. Lo que no entiendo muy bien es por qué una mujer que ha explotado hasta la saciedad su relación con un torero (como dicen en Sé lo que hicisteis..., ella es "la mujer que se hizo famosa por tocarle la chorra a un torero"), que ha utilizado a su hija mediáticamente, puede ser tan seguida. Una mujer que en cada frase que suelta, le pega tres o cuatro patadas al diccionario. Una mujer que, sintiéndolo por ella, no sabe hacer casi nada a derechas (Getmusic ha pedido a Telecinco que retire a Belén Esteban del programa Más que baile, que ya "canta" tenerla tanto tiempo ahí). En fin, una mujer que, diga lo que diga la ministra de Cultura, es todo lo contrario a una persona medianamente culta. Y en el pueblo ése al que dice representar la Esteban, mucha gente se esfuerza de verdad y se merece cada uno de los euros que gana. Ella, esfuerzo cero.
Desgraciadamente, aunque ella no se dé cuenta (ni tampoco los que están a su alrededor) la historia no va a tener un final feliz. Presiento, no sé por qué, que no va a acabar bien esta mujer.

4 comentarios:

Unknown dijo...

El otro día leí unas palabras de Antonio Gala en las que se lamentaba de que vivíamos una España mediocre, incluso de mediocridad mediocre. Se lamentaba de haber vivido momentos de España, duros y peores desde otros puntos de vista, pero nunca tan mediocres como los actuales.

Lo que expones es una de las guindas a la mediocridad.

Salu2

Kurtz dijo...

Me parece muy acertado (y realista) eso de la mediocridad mediocre.
Saludos.

josito dijo...

Lo peor es que se está produciendo una belenestebanización de la sociedad española: lo chabacano y enorgullecerse de ser chabacano es lo que mola.
Así nos va.

Kurtz dijo...

Muy triste eso que apuntas, pero muy real. Lamentable.