martes, 30 de septiembre de 2008

PP y UPN

Ya lo he dicho otras veces: quitarle la mayoría absoluta a un partido político es algo tremendamente positivo, porque el que sufre esa pérdida, pierde al mismo tiempo parte de su prepotencia que le caracterizaba.
Es lo que ha pasado, por ejemplo, con UPN, la marca del PP en Navarra. Recientemente Miguel Sanz, presidente de Navarra y de UPN le propuso a Rajoy abstenerse en la votación de los presupuestos y no votar con el PP.
También en la renovación del Tribunal Constitucional, UPN se ha saltado la imposición del PP al nombrar a su propio candidato junto a los dos del PP (y sólo dos pueden ocupar puesto).
A este paso, más le valdría al PP que Zaplana le hubiera hecho caso a Miguel Sanz cuando pidió que UPN tuviera su propio grupo parlamentario.

2 comentarios:

Jovekovic dijo...

El apego a la poltrona los hace todavía más impresentables ( si ello es posible).
Saludos, que tengas un buen inicio de curso.

Kurtz dijo...

Precisamente ese es el miedo de Miguel Sanz (aunque no sólo de él), puesto que ahora gobierna en minoría y sabe que está ahí gracias a los socialistas (lo cual, a pesar de todo, sigo pensando que fue un error del PSOE).