miércoles, 24 de septiembre de 2008

De nuevo, Justicia y política


Laura Alabau, jueza de Dénia. Se negó a casar homosexuales y se le impuso por ello 305 euros de multa (lo dicho otras veces, los jueces no pueden juzgar a los jueces). Hace unos días, el saliente Consejo General del Poder Judicial (de mayoría conservadora) decidió retirarle la multa amparándose en su "libertad de expresión".
Y pienso yo (de vez en cuando lo hago, es bueno y saludable): "Un juez que debe aplicar las leyes, ¿está ejerciendo su libertad de expresión cuando se niega a aplicar una ley?" Pues evidentemente no. Porque no aplicar una ley no es libertad de expresión, por mucho que algunos se empeñen.

4 comentarios:

diariodeunamujersola dijo...

hola wapo....tienes la rotunda y entera razon....libertad de expresion...no va ligada al cumplimiento de la ley.....
besitos

Kurtz dijo...

Se puede estar de acuerdo o no con una ley y uno declararlo públicamente. Pero nunca dejar de cumplir una ley, y más si es persona es quien aplica las leyes.
Besitos.

Juan dijo...

Los liberales son liberales para todo hasta para las leyes. Al buen liberal si no le gusta una ley no la cumple o incita a la objección de conciencia. Si la ley es de su agrado es un imperativo que si no se cumple te lleva a la cárcel. Esto tiene el ser liberal, que es la mejor ideología del mundo resumida en: el ancho del embudo para mí, el estrecho para los demás.

Kurtz dijo...

Por eso me resulta difícil llamarles liberales.