viernes, 5 de marzo de 2010

Sexo a la derecha

Hay un extraño nerviosismo entre ciertas filas políticas (y "opinadoras") cuando se habla de sexo. Es lo qyue tiene haber vivido toda la vida reprimiendo esas cosas.

Hace un par de semanas, un titular era que Bibiana Aído iba a gastar 26.000 euros en un "mapa de excitación sexual del clítoris". Y enseguida llegaron las burlas como si estuviéramos en una clase de primaria y nos enseñasen pro primera vez dibujos de los órganos reproductores.
Evidentemente, la idea no es contratar a un par de cartografiadores para que hagan un mapa de un clítoris (que también el Gobierno central se explica maravillosamente mal), sino de una investigación médica (que, curiosamente, se llevó una subvención cuando gobernaba el PP; quizá porque no mencionaron la palabra "clítoris") orientada hacia la genitoplastia; un tipo de operación quirúrgica que sirve, entre otras cosas, para que las mujeres que han sufrido una ablación del clítoris, un cáncer o una mutilación por un problema con la episiotomía en el parto puedan recuperar algo de sensibilidad genital.
En este proyecto, dirigido por una profesora de la Complutense de Madrid, participan prestigiosos doctores de centros médicos y universitarios bastante prestigiosos de Estados Unidos. Además, es uno de los proyectos mejor valorados por la ANEP.

Pero claro, el sexo nubla la vista, como dicen algunos (aunque aquí, con otro sentido). Y ellos sólo lo pueden utilizar si es para insultar. Hace poco, el actor Willy Toledo decía que Orlando Zapata, el preso muerto tras una huelga de hambre en Cuba, era un preso común y no político, y que los disidentes cubanos eran terroristas. Unas declaraciones desafortunadas que daban la oportunidad a César Vidal y los suyos para argumentar seriamente contra el actor. Pues no. César Vidal habló de la edad del actor ("Es más joven que Pilar Bardem, que estaba a su lado, y probablemente también algo más joven que el Gran Wyoming, que también estaba a su lado"), mientras que José Alejandro Vara, ex director de La Razón, comentaba: "Lo que pasa es que es un actorcillo del tres al cuarto, que tiene que decir estas cosas porque si no, no le darían un papelillo ni en tercera regional, además creo que la tiene pequeña". "En su última película, que se llama After, creo que era el cachondeo, porque era toda la película como una especie de ménage à trois explícito constante". "Tengo un par de amigos que trabajaban ahí, y creo que era tremendo la carcajada sonora, estertórea".
Tras esto, César Vidal recordaba el caso de "otro conocidísimo actor de izquierdas español [no lo nombra] que tenía también esa circunstancia y que llegó a tener una trifulca bastante gorda con un conocidísimo director español, porque el director español le había prometido que no sacaría un plano de frente de su anatomía y lo sacó, y aquello fue sonadísimo". "Me he quedado sorprendido, porque además los dos son muy de izquierdas, estoy convencido de que no tiene que haber una relación"
Vamos, como dijo El Gran Wyoming en su programa: "Hay que ver lo que entiende este hombre de penes de izquierdas... Cualquier día nos hace una cata". Aunque Freud seguramente lo achacaría a algún complejo con cierta parte de la anatomía humana que no nombraré para no ofender a nadie de los situados a la derecha.

4 comentarios:

Markos dijo...

La represión sexual tiene esos efectos, reblandece el cerebro y hace que muchos no pasen de la "falacia ad hominem" para debatir cualquier asunto.
A los guionistas de Wyoming se lo pusieron en bandeja para un chiste fácil :-D
Salu2

Kurtz dijo...

Al final tendrán razón los que dicen que Wyoming hace humor fácil.
¿Pa' qué más?

Saludos.

Small Blue Thing dijo...

Lo mejoun de todo eran las hostias de rebote al Gran Wyoming, que el pobre pasaba por allí...

A Willy Toledo habría que preguntarle si sabía quién era Bobby Sands, y en su caso por qué la condición penal de Zapata, Sands o De Juana Chaos es IRRELEVANTE en la tesitura de dejar morir a alguien de hambre.

Kurtz dijo...

Exacto. Esa es la argumentación que debería utilizarse para criticar las palabras de Toledo. Pero bueno, el periodismo de la derecha a vuelto a erder una oportunidad para ser tomados en serio (si alguna vez lo pretendieron).