jueves, 4 de marzo de 2010

Más telebasura es posible

Que la programación de las televisiones (si exceptuamos la ficción, sobretodo extranjera) es una basura no es algo nuevo. Que cada vez se superan, tampoco. Aún así, no voy a dejar de quejarme por la telebasura (también conocida como telemierda).
Este último domingo pasado se estrenaban dos programas: Invisibles (Antena 3) y I love Escassi (Telecinco).
El primero (cuyo título no tiene nada que ver con el recomendadísimo documental patrocinado por Médicos sin fronteras, producido y narrado por Javier Bardem y dirigido por los directores Wim Wenders, Isabel Coixet, Fernando León de Aranoa, Mariano Barroso y Javier Corcuera) trataba de mostrar las dificultades de los "sin techo". Y lo hacía nada más y nada menos que poniendo a cinco famosos a convertirse en indigentes por un día. Eso sí, rodeados de un equipo de producción. Realismo de cartón piedra, como el de cualquier reality. El programa venía avalado por ser "un éxito de la BBC". Ni siquiera eso era una garantía de calidad. ¿Por qué convertir a cinco famosos, o famosetes, en indigentes? Quizá es que no hay suficientes Carmen Lomana pululando en los círculos pijos de España.
Y hablando de pijos, el segundo programa: I love Escassi. Este es uno de esos programas que convierten a las mujeres en simple mercancía que debe luchar por conquistar a un pijo que no pasa estrecheces económicas. Así me gusta, fomentando la cultura del braguetazo y convirtiendo a las mujeres en zorras (y perdón por la expresión) en busca de un amor comprado (¿alguna estaría disputándose el amor de Escassi si este fuera un currito como otro cualquiera?). Después, el romance durará unos meses, a lo sumo un año, habrá cuernos, divorcio, exclusivas en revistas, desnudos en Interviú y más carne de cañón para el panorama amarillo-rosa.
Cada vez es más realista la frase de Groucho Marx: "La televisión es muy educativa. Cuando alguien la enciende, yo me voy a leer un libro".

4 comentarios:

Orlok dijo...

No puedo estar más de acuerdo. Ya ni siquiera es TV flojilla, para evadirse uno, no, es que es tan mala en general que no apetece ni verla para evadirse. Todo me lleva a crearme una mala imagen del público al que va dirigida la programación (osea, todos nosotros), y es un pensamiento nada halagador jeje. Por cierto, casualidad es de lo que hablábamos Lucía y yo en los coments de mi último post.

Y sin contar los horarios de máxima audiencia, o bueno, los peores, que no sé si coinciden, los de después de comer o los de la mañana, los del corazón... Terreno minado, es más peligroso poner la tele a esas horas que salir a la calle una tarde de Julio en Badajoz a 40 grados en la hora de la siesta.

Kurtz dijo...

Lo peor es que ya no se distingue la programación normal de la del corazón. En algunas cadenas, incluso, se ha fusionado tanto que hasta los informativos parecen sacados de la prensa rosa.
En fin, que ya sólo queda el consuelo de la ficción, auqnue tampoco siempre...

Josito dijo...

¿ No hay un defensor del espectador ?
Porque con el programa de Escasi tendría que actuar de oficio YA
Y las Asociaciones de mujeres ya tendrían que haberlo denunciado por convertirlas en meros objetos de consumo...qué vergüenza.
Saludos.

Kurtz dijo...

Con respecto al programa de Escassi, las únicas protestas que he oído las formuló el PSOE de La Rioja por la grabación de parte del programa en dicha comunidad autónoma.
Pero nada más (por lo menos, nada que haya trascendido mucho).
Saludos.