domingo, 27 de septiembre de 2009

Briatore

Polvareda la que ha levantado la sanción de por vida contra Briatore por el escándalo de Singapur 2008, donde "obligó" (lo entrecomillo porque si yo hubiera estado en la piel de Piquet hubiera enviado a tomar por culo a Briatore, por mucho que perdiese el asiento en el equipo) a Piquet a sufrir un accidente para que saliese el Safety car y Alonso pudiese ganar cómodamente.
Lo cierto es que este año ha habido una caza de brujas contra Renault, quizá porque Briatore fue uno de los más firmes opositores contra la FIA y uno de los más defensores del campeonato paralelo (lo que a Mosley y Ecclestone no les hacía ninguna gracia).
Desconozco si la sanción es desproporcionada. Al fin y al cabo, a los tramposos hay que castigarlos. Pero en un deporte como la Fórmula 1, donde se cruzan muchos intereses, si se echasen a todos los tramposos, no quedaría nadie (y Schumacher no hubiese ganado siete mundiales).
De todas formas, Briatore era alguien acostumbrado a las trampas (véase su etapa en Benetton) o, incluso, a los delitos, ya que fue condenado a cárcel, aunque huyó y, oportunamente, las dos condenas que pesaban sobre él fueron anuladas gracias a una amnistía.
Que no era trigo limpio se veía en el tren de vida de multimillonario que llevaba. También por las compañías que frecuentaba. ¿O a nadie le venía a la cabeza aquello de "Dios los cría y ellos se juntan" cuando se le veía junto a Aznar?

4 comentarios:

Elèna Casero dijo...

UNA PERLA FINA ...

Félix Soria dijo...

Uno de los episodios más ilustrativos y desconocidos de la trayectoria y catadura de Briatore se produjo cuando trabajó de broker; sí, sí, ¡de broker!, período durante el que --aparte de vivir curiosos episodios penales-- amigó con personajes de todo orden a los que también "proporcionaba" divertimentos especiales en sus discotecas , ¡porque Briatore también es empresario hostelero!
En fin, se trata de un personaje harto representativo de una cultura económica que tiene mucho que ver con las "subprime" y las burbujas.
Y hoy Alonso --el españolísimo Alonso que ¡paga impuestos fuera del país y en los podios agita la roja y gualda con "sincero" patriotismo!-- ha dedicado su tercer puesto en el GP de Singapur a Briatore.
En fin, no me extraña que quienes tienen trajes a la medida gratis les atraigan tanto mundos como el de la F1 y la "fauna" VIP.
Un abrazo para ti y una sonrisa de desdén para Briatore y el de los trajes...

El futuro bloguero dijo...

El mundo del deporte está sembrado de gente como esta, especialmente a los niveles de élite.

Tenemos fraudes, doping, trampas, estiramiento de los reglamentos hasta encajar lo imposible, sobornos, compras, amaños de resultados, apuestas, etc, en todos los deportes...

Todo es mentira, una vez más

Kurtz dijo...

Elèna Casero: ya ves.

Félix Soria: parece que el tipo, siempre que podía trapicheaba de un lado y de otro. Así se juntó con la gente con la que se juntó.
Un abrazo.

El futuro bloguero: y son ya tantas las cosas que son mentiras.