jueves, 9 de junio de 2011

Valencia: entre los indignados y la democracia de los corruptos



Hoy, mientras Juan Cotino era nombrado presidente de Les Corts, e inauguraba la legislatura con un crucifijo de madera (algo en lo que me explayaré próximamente), en las inmediaciones del parlamento valenciano, la policía nacional cargaba contra los llamados "indignados" (para que luego digan que los catalanes y los valencianos no tenemos cosas en común). Lo hacía de forma indiscriminada. Prueba de ello es que incluso un diputado (Juan Ponce, de Compromís) ha recibido golpes. Según el relato del blog Acampada Valencia, la carga comenzó "Poco antes de la 1 del mediodía, la policía ha intentado hacer un registro a la mochila de un transeúnte, el cual ha protestado. La violencia de sus ademanes para con el chico de la mochila ha alterado a los manifestantes. Ante las numerosas protestas de las decenas de personas que había allí reunidas, la Policía Nacional ha reaccionado inmediatamente desenfundando las porras y usándolas sin ninguna precaución.
Enseguida, han resultado heridas un par de personas, y los integrantes del cuerpo nacional de policía han agredido indiscriminadamente a todo el que se acercara para socorrerlas. La turba se ha prolongado durante varios minutos, en los que ha reinado el caos y la agresividad de los golpes policiales."

Una vez que los resortes del Estado utilizan la violencia para controlar a una masa de ciudadanos que ejercen libremente su derecho, se pierde toda legitimidad. Las fuerzas del orden no han aprendido la lección de Barcelona. Ahora, con más razón, este movimiento debe ser apoyado y debe continuar. Y, al igual que desde este blog pedí la dimisión de Ricardo Peralta, delegado del Gobierno, por la violenta carga policial en El Cabanyal; pido ahora la dimisión de la actual delegada del Gobierno, Ana Botella.


Actualización (16:31): Mónica Oltra defendiendo a los agredidos y detenidos.

3 comentarios:

Jorge Arbenz dijo...

Esta es la España que viene, ni más ni menos. Y da mucho miedo.

Benet dijo...

Peralta, Ana Botella, diccionario biográfico histórico, policía nacional,ley de memoria histórica, sanidad pública en decadencia, al PSOE se la meten por todos los lados, que vergüenza de partido político. Sólo por ineptitud deberían dimitir todos. Que asco de país, que asco de españoles que permiten todas las tropelías sentados en los bares mientras insultan a todos los políticos. Lo tenemos claro.

Kurtz dijo...

Jorge Arbenz: Desgraciadamente así es.

Benet: O mucho espabilamos todos o esto va por mal camino.