jueves, 12 de noviembre de 2009

Chantaje eclesiástico

La iglesia vuelve a meterse en política y dice que todos los que voten a favor de la reforma de la ley del aborto serán pecadores públicos y herejes. Si algún político tiene miedo de poder acabar en el infierno durante toda la Eternidad, yo me ofrezco voluntario para votar por él/ella.
De todas formas, esto demuestra una vez más que no sólo los terroristas hacen chantaje en este país. Pero claro, el chantaje de la Iglesia es más divino y espiritual.
Y sobre todo, no tiene que ver con la política de este país. Como el caso de Dolores Baigorri, que llevaba diecinueve años trabajando en una parroquia de Ablitas (Navarra). Además, era concejala del ayuntamiento de la localidad (del Partido Socialista de Navarra hasta 2007, año en que pasó a Socialistas Independientes). Francisco Pérez, arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela le dio a elegir entre la política o la Iglesia. Según ella, la echaron por ser "incompatible" su labro en la iglesia con su labor política en el ayuntamiento. Incluso le reprocharon su pertenencia a un partido socialista que no comulga con las ideas de la Iglesia. Por su parte, desde el arzobispado pamplonés se apuntó a que la razón era la misa civil de un familiar, que ella presidió.
Pues eso, que los tiempos de la Inquisición aquí siguen.

9 comentarios:

Jove Kovic dijo...

Yo también me presento voluntario para la excomunión, la apostasía y lo que haga falta, oiga. ¡ Menuda panda de cretinos!

Félix Soria dijo...

En esta ocasión discrepo, pues la Iglesia Católica --¡como entidad privada que es!-- tiene derecho a decidir si expulsa a sus afiliados en aplicación de sus propios reglamentos.
Es un asunto objetivamente privado entre una organizaicón privada y sus fieles o socios.
El motivo por el que todos o casi todos --no sólo tu-- estamos tentados u opinamos al respecto aunque no seamos miembros de ese "club" es que que el Estado financia a esa organización como si se tratara de un organismo de Derecho público, ¡pero no lo es!, tampoco legalmente, si bien conserva privilegios y tratamiento propios de un Estado teocrático y "corporativista" (por no decir contrario a Derecho).
En fin, lo de la excomunión (significados forzados aparte) es patético y demustra una vez más que el catolicismo del siglo XXI sigue siendo medievalista y alimenta la ignorancia, mal este que es tan caro para la derechona posfranquista del "señor de los trajes" que "desgobierna" a los valencianos.
Un abrazo.

Lia dijo...

Wenas!! Tú lo has dicho, la mejor expresión para definir esto es "chantaje eclesiástico". No creo que a los políticos les importe mucho ser herejes. La Iglesia que se meta en sus asuntos y deje la política, que ya han pasado sus años de gloria (por suerte).
Saludos!!

Kurtz dijo...

Jove Kovic: Apóstatas no van a faltar, con declaraciones como las que regalan.

Félix Soria: Tienen derecho a expulsar a sus fieles si quieren, pero que no lo utilizan para presionar políticamente ni para restringir derechos.
Un abrazo.

Lia: Esperemos que, por lo emnos, a la mayoría no les importe ser herejes.
Saludos.

Félix Soria dijo...

Kurtz,
La Iglesia Católoca NO restringe derechos, otra cosa es que se alíe apoye a quienes lo hacen.
Ahora y aquí, en Espña, los que acaso restringen derechos son quienes siguen los dictados de la Iglesia, NO la Iglesia.
La Iglesia NO legisla, quienes legislan son los diputados y los senadores.
No nos engañemos, la Iglesia Católica es lo que es -personalmente me parece medieval, manipuladora y que se burla de lo qe predica-, pero NO legisla ni es ella la que decide vivir del erario público, de lo que aportamos todos los contribuyentes. Esto lo decide quien lo decide: el Estado (en este caso los poderes legislativo y ¡ejecutivo!)

Kurtz dijo...

Hombre, la Iglesia los restringe en su seno. Y, creo yo, en el momento en que presiona para que una ley no se apruebe, también contribuye a eso, que no se apruebe y, tienen la misma responsabilidad que aquellos que votan en contra.
Sin, por supuesto, quitarle la respnsabilidad que merece a los legisladores y al Estado.

Enredadera dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Enredadera dijo...

No creo que "restringir de su seno" sea la expresión más adecuada para esta situación. Estamos hablando de una persona que, como concejala, presidía las celebraciones de matrimonios civiles y como ayudante de parroquia daba la comunión los domingos en misa. Dolores Baigorri sigue asistiendo a misa, nadie cierra las puertas de la Iglesia para ella. Simplemente es un poco de coherencia en la propia persona, en mi opinión.Es como una madre que educa a sus hijos sin predicar con el ejemplo, aunque quizás este símil no sea el más adecuado.
Por otra parte, creo que la Iglesia Católica no obliga a nadie a optar por una decisión, sino que hace propuestas de acuerdo con sus creencias. Eso, a mi entender, es libre expresión, y no ceeo que sea reprochable en ningún caso. Quien comparta el pensamiento, que sea consecuente con sus actos. Quien no lo haga tampoco será obligado

Kurtz dijo...

No, desde luego, el símil no es el más adecuado. ¿Dónde está la incompatibilidad entre oficiar bodas civiles y ayudar en misa los domingos?
Ser creyente de una religión no obliga a no creer en la separación Iglesia y Estado y a creer que el Estado debe ser laico (aclaro que un Estado laico no es un Estado donde se prohiban las religiones).