domingo, 8 de noviembre de 2009

Australia

He de reconocer que esa mezcla que suele hacer Baz Luhrman (al menos en sus últimas películas) entre romanticismo y espectáculo me gusta. Moulin Rouge me gustó y me creó expectativas bastante buenas con respecto a la filmografía de este director.
Así, he de reconocer que Australia no me defraudó. Si bien no es una obra maestra, y parece más bien una postal inmensa de los paisajes australianos, la película resulta entretenida. A pesar de su excesiva duración (típica de superproducción) no se hace larga ni aburrida.
La última pare de la película es, quizá, la más espectacular, con esas secuencias bélicas, auqneu el resto anterior de la película no desmerece a esa espectacularidad antes aludida.
Por otro lado, la química de los dos protagonistas, Hugh Jackman y Nicole Kidman, no se diluye a lo largo del metraje ni presenta altibajos.
En conjunto, es un reto arriesgado el que propuso (y se propuso) Luhrman y, a mi juicio, saló bien de él.

2 comentarios:

Julián dijo...

No la he visto, la tengo prejuzgada, pero bueno, a tener en cuenta, ok.
Moulin Rouge no me gustó, sin embargo hay escenas de esa peli que, tenidas como tales, quiero decir, cortadas de la peli, me gustan mucho. La que más el tango de Roxane. Los musicales en general no me van para ver a través de la pantalla, cuestión de gustos, pero ya vería yo una adaptación en directo... Y otra cosa que influye en estas historias románticas es que, ay amigo... tiene que gustarte la dama. Y Nicole Kidman, que no es en absoluto mala actriz, no me consigue hervir la sangre, por decirlo así XD

Kurtz dijo...

A mí, personalmente (tal como reflejo en el post), la película me gustó.
Y Nicole Kidman siempre me ha gustado.
Pero bueno, ya sabes lo que dicen de los gustos.