lunes, 9 de noviembre de 2009

Apología del maltrato

El padre Loring es un sacerdote bastante chapado a la antigua. Lo ha demostrado varias veces en un programa de televisión llamado Para salvarte de un canal llamado EWTN. En dicho programa, este hombre suele dar consejos para ser un cristiano como Dios manda.
Y éste fue uno de sus últimos consejos, comentado por los presentadores del programa El intermedio.
Que una persona que pertenece a una religión que niega a sus sacerdotes la posibilidad de tener una familia; una persona que, evidentemente, no tiene familia; que esa persona se ponga a dar consejos para tratar a un hijo, es lamentable. Que esa persona haga apología del maltrato a menores, por muy gracioso que pueda parecer, es simplemente indignante.
Y luego hablarán de algún líder islámico que escriba un libro sobre cómo maltratar a mujeres. Una vez más, los religiosos alejados de la sensibilidad de la sociedad.

5 comentarios:

dezaragoza dijo...

Pues aquí voy a ser el cafre del blog, pero si un hijo mío levanta la mano a su madre y encima va midiendo sus fuerzas con su madre o conmigo se lleva la hostia. De lo contrario aprenderá a medir mal las fuerzas y se va a hostiar más adelante cuando en la vida peguen más fuerte y más duro (y de paso se juegue mucho más que una hostia).

Perdón por estar alejado de la sensibilidad de la sociedad pero (y aunque el cura de marras ya lo puse en mi blog y a parir) aquí el cabestro no ha dicho ninguna tontería.

Kurtz dijo...

Si un hijo le levanta la mano a su madre (que yo creo que es un caso extremo), es porque en algo ha fallado la educación ofrecida por los padres.
Se puede castigar a un hijo (y duramente) sin necesidad de recurrir a soltar un tortazo que lo tumbe.
Pero claro, es muy fácil recurrir a la violencia cuando un hijo se descontrola (y sobre todo, vuelvo a recalcar el papel de los padres para llegar a esa situación)

dezaragoza dijo...

Pero no me dás alternativas ante un caso como ese. ¿Cómo se debería castigar duramente ante una amenaza de agresión de un hijo sin recurrir a la violencia?.

Julián dijo...

No soy un experto ni muchísimo menos en educación, pero creo que nunca será una buena idea dar una bofetada a un hijo o una hija, porque menudo ejemplo es el ganar la enseñanza a base de fuerza bruta para un hijo. El hijo pequeño ya sabe que el padre es el más fuerte en cuestión de músculo, haría falta mostrar que también es el más adulto en cuestión de cabeza.

Y con respecto al amigo Loring... también le puse en mi blog, aunque por temas de ciencia y religión, porque ese señor dice unas barbaridades de las que hacen época. Y lo peor es que 'Para salvarte' está en la edición 55.

Kurtz dijo...

Dezaragoza: no soy padre pero, en mi experiencia como hijo, te puedo decir que con violencia no vas a solucionar nada. Te puedo decir que, sin ser yo una persona violenta, la violencia que mi padre ejercía sobre mí no ha servido para llevarme por el camino que él quería (afortunadamente). ¿El castigo que yo propondría (que ya digo que me parece un caso extremo, en el que habría que revisar la educación vertida por los padres)? Simplemente no dejarle salir de casa, excepto para ir al colegio o instituto, y limitarle el acceso a las cosas que le gusten. Castigos que, por cierto, también puede aplicar la madre, aunque el padre Loring la dibuje como un alguien débil y atemorizada por su hijo.

Julián: completamente de acuerdo contigo.