miércoles, 4 de mayo de 2011

Pues no, no me alegra el asesinato de Ben Laden

Y no, tampoco voy a lloriquear su asesinato (no creo que ningún "progre" lo haya hecho). No tengo por costumbre lloriquear la muerte de gente que no me importa lo más mínimo.
Sin embargo, hay que poner los puntos sobre las íes. Lo que ha hecho Estados Unidos: entrar en un país ajeno y asesinar a una persona sin juicio previo, por muy terrorista que sea, es otro acto terrorista. Algo que podíamos esperar de Bush, el hombre que invadió otro país con pruebas falsas, pero no lo deberíamos esperar de Obama, el Nobel de la Paz. Y sin embargo lo ha hecho. Y lo que no ha hecho es eliminar ese limbo jurídico que es Guantánamo, donde se tortura como si la Inquisición todavía estuviera vigente.
Pero claro, era lógico que se alabase la acción criminal de Estados Unidos (tan criminal como los atentados de Ben Laden). Porque en nuestra mentalidad occidental y moralidad superior, esa que nos hace ver que nuestro sistema de valores y nuestra democracia y Derechos Humanos se deben imponer, aunque sea con la fuerza del asesinato y las bombas, podemos decir que no caben atajos para la lucha antiterrorista, pero después los tomamos. Podemos decir que es Justicia, cuando en realidad, de lo que se trata, es de venganza. Podemos decir que el GAL es algo horrible, pero nos congratula que un país (llámese Estados Unidos o Israel, adalides de la democracia y la lucha limpia contra el terrorismo) asesine a un terrorista.
Quizá es que algunos seamos demócratas trasnochados. Y ahora juguemos a suponer. Felipe González admitió recientemente que tuvo en sus manos, durante su Gobierno, la posibilidad de volar a la cúpula de ETA. ¿Y si lo hubiera hecho? O más recientemente, ¿y si en vez de detener a los terroristas que se ocultan en Portugal o Francia, fueran asesinados por parte de comandos españoles? O más aún, ¿y si un comando cubano asesinara en Estados Unidos al terrorista Posada Carriles?

6 comentarios:

Nicolás dijo...

¿Admitirían nuestros gobernantes y admitiríamos todos que nuestra soberanía e independencia hubiera sido violada y el derecho internacional violado en aras de la lucha contra la delincuencia organizada o incluso el terrorismo? ¿Se toleraría con silencio cómplice los aplausos y los vítores de júbilo de la comunidad internacional a una violación tan descarada de la legalidad?

Posiblemente tenga razón el Presidente del Gobierno cuando dice que el mismo Bin Laden ha buscado su muerte dada su "trayectoria sanguinaria". No creo que nadie discuta esa trayectoria e incluso estoy dispuesto admitir el hecho de que en público o en privado la mayoría de los gobernantes occidentales y millones de personas esperan ávidamente su muerte. Pero si hasta ahora se nos ha repetido hasta la saciedad que el fin no justifica los medios y que en democracia las formas deben ser impecables no podemos tolerar ni consentir que el terrorismo de estado sea norma habitual de funcionamiento de nuestros gobiernos.

Asesinato y tortura. Reconocimiento público de prácticas ilegales utilizadas por el hermano americano para conseguir sus fines en cualquier parte del mundo. Mirar hacia otra parte. Actitud habitual de los gobiernos occidentales mientras el hermano mayor está de excursión por el planeta. Es cierto que posiblemente la opinión de Gaspar Llamazares es minoritaria hoy por hoy. Pero habíamos llegado a la conclusión que razón y mayorías no son sinónimos siempre. Pueden o no coincidir y en este caso creo sinceramente que no coinciden. "El fin no justifica los medios y el terrorismo de Estado no es forma legítima de lucha contra el terrorismo" le ha espetado el líder de IU a Zapatero, unido a un sonoro "no le reconozco". Y la verdad es que somos muchos quienes cada día reconocemos menos al Presidente del Gobierno.

Kurtz dijo...

Supongo que es mejor tomar el camino fácil, que el camino difícil. Lo malo es que, como decía Gandhi, "ojo por ojo y el mundo quedará ciego". Aunque creo que ya está bastante ciego, a juzgar por als reacciones que ha suscitado mayoritariamente el asesinato de Ben Laden.
Por cierto, me dispongo a colgar este vídeo (http://www.youtube.com/watch?v=22pXGFVgGNw), que me parece muy interesante de cara al debate sobre la actuación de Estados Unidos.

Jose Vte. dijo...

A mi tampoco me alegra, creo que es una forma de darle alas a los terroristas, y de comportarse como ellos.
Un estado no puede convertirse en asesino justiciero.
Si no hay justicia ¿que queda?

¿Y Guantánamo que pinta aun ahí?

A Obama, creo, que le dieron el Nobel demasiado pronto.

Saludos

Kurtz dijo...

Yo también creo que se lo dieron demasiado pronto.
En fin, supongo que la gente se dará cuenta del error de la operación cuando el próximo avión se estrelle contra el próximo rascacielos, o cuando la próxima bomba explote en el próximo tren.
Saludos.

dezaragoza dijo...

Uno de los mejores post que te he leído en mucho tiempo. Además el enlace (el de la pútrida) es tan cojonudo que lo voy a colgar en el facebook. Saludos.

Kurtz dijo...

Me alegro de que te gusten ambos textos.
Saludos.