lunes, 1 de noviembre de 2010

Defensores de Dragó

Desde que se descubrió que Dragó confesaba en su último libro que se acostó en Tokio con dos niñas de trece años, a las que califica de putas para arriba, ha habido diferentes personajes que han sentido la necesidad de defenderlo. Al fin y al cabo, son los mismos que defienden a los curas pederastas, así que podemos decir que la cabra tira p'al monte, como siempre.
Hay quien excusa a Dragó poniendo otros ejemplos, como la novela Lolita, de Vladimir Nabokov. Pero se olvidan que Lolita es una novela de FICCIÓN, y el relato de Dragó es real. Tampoco resiste una comparación entre los dos estilo literarios.

-Fagmento de Lolita:
"Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas. Pecado mío, alma mía. Lo-li-ta: la punta de la lengua emprende un viaje de tres pasos desde el borde del paladar para apoyarse, en el tercero, en el borde de los dientes. Lo.Li.Ta."

-Fragmento de Dios los cría... y ellos hablan de sexo, drogas, Exspaña, corrupción:
"En Tokio, un día, me topé con unas lolitas, pero no eran unas lolitas cualesquiera, sino de esas que se visten como zorritas, con los labios pintados, carmín, rimel, tacones, minifalda... Tendrían unos trece años. Subí con ellas y las muy putas se pusieron a turnarse. Mientras una se iba al váter, la otra se me trajinaba."

No hay color, por mucho que digan.

Hay quien se excusa diciendo que la historia está literaturizada. Es la explicación que dio Dragó que han dado por buena políticos como Aguirre o González Pons. Pero lo cierto es que la historia de las dos niñas japonesas ya la había contado anteriormente Dragó en su libro Una vida mágica, publicado en 1984. En las páginas 159 y 160 de aquel libro habla de "dos japonesitas" como "perversas, pero muy niñas", que se le presentaron "todas pintaditas, todas puestas como mujer" y que le hicieron "todo tipo de perrerías". "Entonces les dije que si se venían conmigo y dijeron que sí". "Y entonces las muy putas, porque, vamos, no hay otra palabra para decirlo [...] fueron ellas las que se lanzaron y me empezaron a hacer toda clase de diabluras [...] y así me trajeron dos o tres horas, estas dos niñitas, yo aquel día perdí la cabeza, es uno de los momentos en el que por sexo yo he visto rojo". Fue una experiencia que duró "dos o tres horas" y por la que hubiera pagado lo que le hubieran pedido: "Les hubiera firmado cheques en blanco o lo que me hubiera pedido".
O bien se ha creído su propia mentira, o el relato es real. Cualquiera de las dos cosas es deleznable.

También hay defensores por al red. Un comentarista anónimo me dejaba este comentario en esta entrada (copiado tal cual): "Follar con menores no es delito siempre que no haya violación, y en el caso de Dragó no hubo violación (ellas eran dos zorrones que buscaban clientes) por lo tanto NO HIZO NADA MALO. A ver si os calláis los rojos hipócritas de una puta vez." Dejando a un lado que seguramente este anónimo comentarista no tiene hijas, esta defensa se me antoja demasiado parecida a la que hizo el obispo de Tenerife en 2007, cuando dijo que había adolescentes que se insinuaban para justificar la pederastia entre los curas. Pero excusas como esta, además, justifican por ejemplo a los pederastas que viajan a Tailandia en busca de sexo con menores. Al fin y al cabo, esos menores son sólo "zorrones en busca de clientes".

De todo este asunto, sólo una cosa me queda clara de Dragó: que es un enfermo sexual. He aquí, algunas revelaciones que hace Dragó en su libro Dios los cría... y ellos hablan de sexo, drogas, España, corrupción, escrito junto a Albert Boadella:

-"En Tokio, un día, me topé con unas lolitas, pero no eran unas lolitas cualesquiera, sino de esas que se visten como zorritas, con los labios pintados, carmín, rimel, tacones, minifalda... Tendrían unos trece años. Subí con ellas y las muy putas se pusieron a turnarse. Mientras una se iba al váter, la otra se me trajinaba (…) Ahora el crimen ha prescrito. Pero las delincuentes eran ellas."

-"Yo a los ocho años me masturbaba y a veces la hacía pensando en mi madre, lo que a ella, si lo hubiera sabido, le habría horrorizado."

-"A mí me gustan las de 15 (…) Llámame viejo, llámame como quieras pero es así. Y conste que, por desgracia, no hago nada. Pura boquilla. No están los tiempos como para meterse en ese tipo de fregados (…) Eso sí, no hay nada como la piel tersa, los pechitos como capullos, el chochito rosáceo."



Anteriormente: Dragó, el pederasta, Envía un mail a la embajada de Japón.

8 comentarios:

Felipe dijo...

Es un miserable pederasta y no hay ninguna excusa que lo exonere,

Además de un miserable pederasta es un cobarde por querer dar marcha atras a lo reflejado en su libro

dezaragoza dijo...

Aunque dé marcha atrás el asunto se sale de madre. Es apología de la pederastia así como un insulto a Japón. Pena que no se reaccionará en ningún sentido.

Josito dijo...

Kurtz, parece que la Pajín no se enfada tanto cuando es Wyoming y no el alcalde del PP.
http://www.periodistadigital.com/periodismo/tv/2010/10/27/wyoming-a-pajin-pajin-es-sinonimo-de-masturbito-lasexta.shtml
¿ Qué me dices ?
Saludos.

Kurtz dijo...

Felipe: Esta gente suele ser cobarde por naturaleza, con tal de no reconocer lo que son.

Dezaragoza: En todos los sentidos, la sociedad está bastante adormecida.

Josito: Lo primero que te digo es que tienes una capacidad única para desviarte del tema que trata el post.
Segunda cosa que digo, y ya en relación con el enlace (reconozco que no recuerdo haber visto el vídeo en su contexto, es decir, en el programa completo), es que, al igual que pasó con el tema de Hermann Terstch, el tema se saca de madre. Supongo que en la derecha tenéis una fijación asombrosa con Wyoming, que tampoco me explico, la verdad, ya que no soléis ver mucho su programa.
Hay una diferencia muy clara entre el alcalde de Valladolid, que hace un comentario ofensivo, en un ambiente nada festivo y sin que esté la aludida presente; y el de Wyoming, una broma que hace referencia a los insultos vertidos contra ella, que se hace en un ambiente festivo, y en el que la aludida lo oye (algo que Wyoming sabe). Otra diferencia bien clara, el comentario del alcalde vallisoletano es claramente vejatorio y baboso, cosa que no es el comentario de Wyoming.
Saludos.

Wilde dijo...

¿Quién es Dragó?

Kurtz dijo...

Uff... Difícil pregunta la que planteas. Creo que es un pseudointelectual, de esos que se arriman a la sombra ideológica que más le da, y que ya no sabe qué hacer para llamar la atención y conderarse superior a culaquier moral y a cualquier persona.
Creo.

Josito dijo...

Kurtz, perdón por desviarme del tema.
Wyoming es un tipo con un sentido del humor genial. Lástima que lo utilice sólo para meterse con la Iglesia y la derecha.

Respecto a Dragó, ya te di mi opinión: un tío despreciable.

Saludos.

Kurtz dijo...

Decir que Wyoming sólo se mete con la Iglesia y la derecha es un tópico injusto propio de los que nunca han visto sus programas (o sólo ven los trozos que publican los diarios de derechas). Wyoming, en todos los programas que ha hecho siempre se ha metido con todos. Ahí tienes programas como "Caiga quien caiga" o el actual "El intermedio".
Te pongo otro ejemplo, aunque no tenga nada que ver con sus programas: en una entrega de premios organizada por el Partido Socialista de Valencia, donde él ra uno de los premiados, Wyoming no tuvo problema en ironizar sobre lo difícil que lo tienen los socialitas en Valencia y Madrid.