miércoles, 27 de octubre de 2010

Dragó, el pederasta

"En su último libro Fernando Sánchez-Dragó le cuenta a Albert Boadella que se folló en Tokio a dos crías de 13 años, una detrás de otra, y que lo volvieron loco. El delito ha prescrito, comenta muy cachondo, y añade que en verdad le violaron ellas. Sólo le falta pagar una ronda de anís a la cuadrilla e imitar a Torrente: es que las visten como putas. Recuerdo ciertas palabras de Umbral, que hablaba de calzarse a ninfas como de comer sugus. Todo está inventado.
Es la tendencia moderna. La izquierda se ha vuelto beatorra, casi inquisidora, y la derecha por provocar se ha echado al monte. Unos se escandalizan porque a un político se le escapa un "coño" en el mitin -¡sexista, machista!-; y otros, como Salvador Sostres, alaban la recia virilidad de nuestros bisabuelos, pues además de mujer tenían querida y encima se iban de fulanas. Qué machotes, aplaude el columnista de El Mundo. De modo que cuando el presidente endiosado afirma que prohibir el tabaco es de izquierdas, el presidente Dios responde que si le apetece conducir tras beberse una copa qué pasa, ¡hombre!, qué pasa. Ya lo dijo el profesor Neira al ser pillado en el control de alcoholemia: ¡vaya mierda de vida si uno no puede fumarse un puro, echarse un trago y pegarse un revolcón!
Los papeles están cambiados. La izquierda se encierra en el convento y en sus complejos. Empezó liando porros y acaba cerrando el estanco. Y la derecha abandona la sacristía y se las da de destroyer libertaria. Lástima que por ver quién la tiene más grande le ocurre a veces como al broncas del pueblo, que de tanto hacer trompos un día atropella a un vecino. O sea, delinque.
Y no pasa nada. Frèdèric Mitterrand confesó que se acostaba con chaperos en Tailandia, y se encendió en Francia un debate acerca del turismo sexual. Aquí nos limitamos a reír las gracias. Con niñas de 13 años, el Dragó. ¿Tiene usted hijas, hermanas, sobrinas de esa edad? Qué casta, el tío, ¿eh? Y qué silencio en los medios".

Este artículo fue publicado por Xabi Larrañaga en Noticiasdenavarra.com.

Fernando Sánchez-Dragó, sin embargo, se retracta de esas palabras. Ha contestado que la anécdota está "literaturizada" a partir de "una anécdota trivial".
Sánchez Dragó ha quitado hierro al asunto señalando que la historia se remonta a 1967. "Ya ha llovido: casi medio siglo". En ese sentido, también ha comentado que fue "un coqueteo sin importancia". Dragó también ha subrayado que "nadie se trajinó a nadie" y que "lo de los trece años era una forma de hablar" porque las japonesas "tienen un aspecto muy aniñado".

¿Qué es lo que contó realmente Dragó? En su libro Dios los cría... y ellos hablan de sexo, drogas, España, corrupción, libro escrito junto a Albert Boadella, Dragó escribe lo siguiente en la página 164: "En Tokio, un día, me topé con unas lolitas, pero no eran unas lolitas cualesquiera, sino de esas que se visten como zorritas, con los labios pintados, carmín, rimel, tacones, minifalda... Tendrían unos trece años. Subí con ellas y las muy putas se pusieron a turnarse. Mientras una se iba al váter, la otra se me trajinaba". No contento con ello, califica el encuentro de "partida de ping pong". Dice que lo cuenta ahora porque "el crimen ya ha prescrito", aunque cree que "las delincuentes fueron ellas".


Sobran los comentarios. Cada uno que opine lo que quiera.

11 comentarios:

Irreverens dijo...

Me han entrado ganas de llorar, Kurtz.
:(

El artículo de Larrañaga tiene una pinta bárbara, pero creo que me lo leeré entero en otro momento.

Besets

Irreverens dijo...

Ups, acabo de ver que el artículo ya está copiado entero.
:)

Catarroja dijo...

Tal vez haya prescrito aquí el delito de violación a una menor, no como le ocurre a Roman Polanski.
Aunque ha hecho apología del abuso sexual de menores, y eso no ha prescrito.
Que asco, que asco, que asco!!!

Moral y Política dijo...

Ese tío y la situación que narras es simplemente repugnante. No tiene otro calificativo.

No obstante, planteas una cuestión que si habría que tratar en mayor profundidad. Entre la repugnancia de lo de Dragó y la provocación, solamente provocación, de algunos de la derecha; Aznar con el viva el vino, lo de Neira (una falta o delito) y tantas otras cosas por un lado y la beatería, yo coincido en ello, las prohibiciones "por nuestro bien" y la mojigatería de la izquierda hay un gran trecho.

Unos, la derecha, como bien dices se tiran al monte pelado, en suma que dentro de pocos les vamos a ver como los hipies en los sesenta y la izquierda oficial vamos a parecer, con perdón, los niños de S.Idelfonso todos repeinados.

Ni tanto ni tan calvo.

saludos,

Gloria dijo...

Desviando un poco el tema, yo me pregunto: ¿Qué nos tienen que contar de interesante un tal Dragó y un tal Boadella? ¿No creéis, más bien, que lo único que van buscando es la "pela"? No vendían el libro y suelta la bufonada. Ahora toda la caverna comprará el libro y alguno que otro de la "gauche divine" para tener criterio sobre la polémica.

Josito dijo...

Es que la mujer en la sociedad actual sigue siendo utilizada como reclamo sexual para el hombre. No entiendo cómo para vender coches, perfumes, viajes, etc. se utilice continuamente el cuerpo de la mujer, y no pase nada.
Lo de Sánchez Dragó es deleznable, y lo peor es que muchos hombres piensan como él.
Saludos.

Jorge Arbenz dijo...

La izquierda, o lo que queda de ella, se ha vuelto beata,es cierto, pero la derecha de este país siempre ha sido putera y borracha; y más cosas ha sido, ha sido impune y en buena medida lo sigue siendo: el cortijo es todavía suyo.
Sánchez Dragó es un bocazas de nacimiento, de cuna de niño bien e hijo de "caído por Dios y por España", que vivió rodeado de privilegios. y, sobre todo, Sánchez Dragó es un prototipo del neofascista que nos machaca diciendo que todos los que murieron en la guerra son iguales, que no hubo ni buenos ni malos. Eso es Sánchez Dragó y ésa es la derecha que no ha cambiado ni cambiará.
Salud!

Gloria dijo...

¡Dios, el banquero feminista!

Kurtz dijo...

Irreverens: No es para menos. Es lamentable, la verdad.
Besets.

Catarroja: A algunos, los delitos les prescriben demasiado rápido. Y encima, presumen de ello.

Moral y política: Ya hemos visto cómo los papeles se están "invirtiendo" con esto de la crisis. Por cierto, en los ejemplos que has nombrado, más que de provocación yo hablaría de apología. Son muchas las personas que siguen a esa gente (sobre todo a Aznar) y se suponen que deben de dar ejemplo.
Saludos.

Gloria: La verdad es que hay que tener un poco de sentido literario. Yo un libro de Dragó no lo aceptaría ni regalado.

Josito: Más que la mujer, el sexo en general. También hay anuncios que utilizan al hombre como reclamo sexual y nadie pone el grito en el cielo. En cualquier caso, el tema de Dragó no tiene tanto que ver con utilizar el cuerpo de la mujer (aunque Dragó es un machista) sino con el tema de utilizar el cuerpo de dos niñas.
Saludos.

Jorge Arbenz: A los valencianos y valencianas nos vas a hablar de la impunidad de la derecha.
Salud.

Anónimo dijo...

Follar con menores de edad no es delito siempre que no haya violación, y en el caso de Dragó no hubo violación, (ellas eran dos zorrones que buscaban clientes) por lo tanto NO HIZO NADA MALO. A ver si os calláis los rojos hipócritas de una puta vez.

Kurtz dijo...

¿De qué me suena esa excusa? Ah, sí; fue la misma que empleó el obispo de Tenerife para defender a los curas pederastas. ¿Qué Dragó no hizo nada malo? ¿Y sois vosotros los que os oponéis a que se dé educación sexual en las aulas? Dragó SÍ hizo algo malo: tener sexo con dos menores, fuera consentido o no. A mí, se presentan dos niñas que quieren tener sexo conmigo y, por muy "zorronas en busca de clientes" que sean, no les sigo el juego. ¿O acaso ahora vamos también a justificar el turismo sexual de menores de Tailandia, donde los menores también "buscan clientes"?