jueves, 26 de abril de 2012

¿Por qué debemos pagar la defensa de los corruptos?

Hace unos días se supo que tres de los imputados en la financiación ilegal del PP valenciano, causa surgida del caso Gürtel, fueron defendidos por el abogado de la Generalitat desde noviembre de 2011 hasta mediados del mes pasado. Ellos fueron Dora Ibars, directora general de Promoción Institucional de Presidencia de la Generalitat; Jorge Guarro (el nombre no es broma), jefe del servicio de Promoción de la Agencia Valenciana de Turismo; e Isaac Vidal, jefe del área de Mercados y Comunicación en la misma agencia. Se da además la curiosidad de que Vidal dejó la administración autonómica en verano, antes de su imputación, para ocupar la dirección del instituto de turismo de Elche, de la mano de la nueva alcaldesa de la localidad, Mercedes Alonso. Aún así, la Generalitat siguió poniendo a su disposición al abogado.
De esta forma, Ibars, Guarro y Vidal no sólo mantienen sus cargos (a pesar de que el presidente Fabra dijo que no permitiría imputados en sus filas), sino que encima se ahorran pagar su defensa. En definitiva, la defensa la acabamos pagando todos los valencianos y valencianas. Y la pregunta es, ¿por qué?
Por cierto, Ibars, Guarro y Vidal declaran hoy como imputados en los delitos de financiación irregular del partido y delito electoral. Entre hoy y el día 30 de mayo declararán una treinta de imputados más, ente ellos, los responsables de la trama corrupta conocida como Gürtel, varios empresarios y varios cargos del PP, entre ellos, seis diputados autonómicos.