viernes, 27 de abril de 2012

La ultraderecha en España

Hay una preocupación masiva en Europa por el auge de la ultraderecha. Los partidos ultras están obteniendo unos buenísimos resultados en las citas electorales de muchos países (el último ejemplo, Francia, donde el Frente Nacional logró ser la tercera fuerza política). Ante estos resultados electorales en Europa, muchos tertulianos en España afirman que aquí no se ha dado el mismo fenómeno.
Es cierto que en España existen varios partidos de ultraderecha que no han logrado ascensos tan espectaculares (quizá, una excepción sea Plataforma per Catalunya). Pero es que la ultraderecha española está infiltrada en el PP, el principal partido de derechas de España. Que las últimas medidas de rajoy "contra la crisis" apunten directamente contra los inmigrantes, no es casualidad. El PP realmente nunca ha sido ese partido moderado de derechas que se nos ha vendido. Valencia es otro ejemplo. Aquí, donde el PP lleva décadas de Gobierno, podemos ver otro ejemplo. La violencia ultraderechista campa impunemente a sus anchas. Valencia lleva tiempo liderando los ránkings de ataques "de odio" (principalmente racistas). Y se han producido no pocos ataques contra miembros de partidos de izquierda o contra sus sedes. Eso por no hablar de esos pactos (secretos a voces) entre el PP gobernante y España 2000 (principal partido de ultraderecha en Valencia, donde son la sexta fuerza más votada) desde los tiempos de Zaplana.
En los medios de comunicación, el ejemplo más claro de ultraderechismo lo tenemos en el grupo Intereconomía, donde destaca su canal de televisión (Intereconomía) y su periódico (La Gaceta). Tampoco se quedan atrás otros periodistas como Jiménez Losantos, César Vidal y compañía. Sus miembros se dedican al insulto (que no opinión) permanente contra lo que se salga de su pensamiento ideológico. Ejemplos conocemos todos. Sus máximas paranoias: Cataluña, los gays, el PSOE y los rojos.
Y ya por último, no olvidemos Internet. En Internet, esta gente encuentra un espacio en el que vomitar su bilis ultra. El último caso ha sido el de un usuario de Twitter que escribe bajo el pseudónimo En Estado De Guerra. Este usuario ya había protagonizado otras polémicas por sus insultos y amenazas contra políticos del anterior Gobierno, activistas por los derechos LGTB, homosexuales en general o, incluso, por la publicación de imágenes de cadáveres de los atentados del 11 de marzo de 2004 en su blog. Por cierto, que este sujeto pertenece al Club de Amigos de Intereconomía. Su última polémica han sido sus insultos y amenazas contra la diputada de Izquierda Unida .




Decir que el fenómeno del auge de la ultraderecha (auge que viene por la crisis) en Europa no tiene eco en la sociedad española es, simplemente, una falacia, o un intento por cerrar los ojos a la realidad. España no es ajena a los problemas de Europa.

2 comentarios:

Whisky On The Rocks dijo...

Menudo cafre el del twitter. Hay ciertas cosas que no se deberían permitir.

Kurtz dijo...

Y desgraciadamente se permiten.