martes, 4 de enero de 2011

Los amigos de Carlos Fabra


Parece que la Justicia no está dispuesta a darnos ni una alegría ni siquiera cuando parece que tira por el camino recto. A finales del mes pasado, la Justicia castellonense declaraba prescritos cuatro de los delitos contra Carlos Fabra (aún sigue imputado por otro delito). Esto ha sido una alegría, sin duda, para el propio Fabra, ya que su defensa se basaba precisamente en la prescripción de los delitos (no en su inocencia, lo cual resulta hasta curioso).
Pero si Camps logró eludir el primer golpe del Trajegate gracias a su amistad con De la Rúa, Fabra no iba a ser menos en eso de utilizar a sus amistades para eludir la cárcel.
Carlos Domínguez, presidente de la Audiencia Provincial de Castellón, es amigo personal de Carlos Fabra. De hecho, en alguna ocasión han acudido juntos al fútbol y a los toros. No sólo eso. Fabra y Domínguez son tan amigos que la Diputación de Castellón, que preside Fabra, editó un libro escrito por la esposa de Domínguez. Hace dos años, Domínguez fue reelegido en su cargo a pesar de la oposición mayoritaria de los progresistas del Consejo General del Poder Judicial.
Pero no acaba aquí la lista de amigos. Los delitos que se le imputan a Fabra contra la Hacienda pública se produjeron entre 1999 y 2003. En aquellos años, el delegado de Hacienda en Castellón era Juan Costa Galindo, amigo de Fabra y padre de los hermanos Juan y Ricardo Costa (ambos protegidos de Fabra, aunque el último fue utilizado como chivo expiatorio por el caso Gürtel y recientemente rehabilitado).
Y pro último, no olvidar a Javier Boix, un penalista experto en sacar las castañas del fuego a políticos acusados de corrupción, siempre utilizando la táctica de anular el caso por defectos de forma, ya que la defensa de la inocencia es algo imposible. Salvó a Rafael Blasco, cuando siendo conseller del Gobierno del socialista Joan Lerma fue acusado de corrupción (Lerma expulsó a Blasco del Gobierno y del partido, lo que provocó que Blasco y su mujer, también socialista en aquella época, se marcharan al PP), anulando las grabaciones que le implicaban; salvó al PP del caso Naseiro, también logrando la anulación de las cintas grabadas; y aora, ha salvado a Carlos Fabra logrando dilatar el caso hasta la prescripción. Su única mancha (a medias) fue su defensa de Luis Fernando Cartagena, al cual no le pudo evitar la cárcel. Sin embargo, si que logró, tres meses después, su salida de la cárcel con el tercer grado. Ahora Cartagena es asesor personal del presidente de la Cámara de Comercio de Valencia. Por cierto, Boix también es quien está defendiendo a Francisco Camps de la rama valenciana de Gürtel.

Eso sí, en otros asuntos, la Justicia actúa bien rápido. Ayer, un juez ordenaba la intervención de toda la lotería para el Niño que estaba distribuyendo el Bloc de Ontinyent por vulneración del derecho al honor de Carlos Fabra, al incluir su imagen junto al lema: "La lotería que siempre toca".


2 comentarios:

Markos dijo...

No es por nada, pero todo esta maraña de amigotes bien colocados que se hacen favores los unos a los otros no obedece a la casualidad. Esto es trabajo en equipo, desde hace décadas, seguro que hay unos cuantos sicilianos tomando notas.
Salu2

Kurtz dijo...

Tantos años de mayoría absoluta es normal que puedan tejer esas relaciones.
Y más en el caso de Carlos Fabra, teniendo en cuenta que la Diputación de Castellón es casi una herencia de familia.
Saludos.