lunes, 3 de noviembre de 2008

Las palabras de la reina

(Viñeta publicada en el diario Público y vista aquí).

Si me permitís, voy a hablar de las palabras de la reina en el libro de Pilar Urbano (las polémicas venden; ¿no será esto una conspiración del Opus Dei?).
Cierto es que no sorprende a estas alturas su posición contraria al matrimonio homosexual, al aborto, a la eutanasia, a los republicanos, a favor de la religión en las aulas, etc. Desde luego, no podíamos esperar que la reina fuera progresista por muy "campechana" que sea la Familia Real. Por tanto, las críticas no deben centrarse en lo que dijo, sino en el hecho en sí de que opinara de cuestiones que se debaten en las arenas políticas.
Y esta crítica debe ser la misma si la reina muestra un perfil conservador que si huebiera mostrado un hipotético perfil progresista. Porque la Familia Real debe mantenerse neutral sea cual sea su opinión (igual que es criticable aquella vez que el rey alabó a Zapatero e, incluso, la vez que expresó su deseo de que ganara el Getafe la Copa del Rey).
En fin, conmo ha dicho Gabilondo hoy en el informativo de Cuatro, entre la crisis económica (Bolsas que suben y bajan cual montañas rusas), las elecciones estadounidenses (ya conozco mejor el sistema electoral estadounidense que el español) y las palabras de la reina, olvidamos que una niña de catorce años ha sido degollada y apaleada por dos compañeros de clase en Cataluña.

Para terminar con el asunto de la reina, dejo la columna escrita por Lucía Etxebarría en el ADN de hoy:



"Programa La Noria, viernes por la noche. Pilar Urbano espeta a María Antonia Iglesias: "Pero ¿a ti te gustan los gays?". La pregunta es en sí absurda, como si a mí me sueltan "¿A ti te gustan los fontaneros?". Pues alguno que esté muy bueno, sí; y alguno que me cobró una factura disparatada por ajustar un grifo, no. Pero el tono daba a entender que se trataba de una pregunta retórica.
Yo no soy gay ni lo dejo de ser, pero que la Reina de este país opine en un libro que mi familia no es normal ni natural me ha sentado, he de reconocerlo, francamente mal, máxime teniendo en cuenta que parte de mis impuestos y los de gente como yo que no tienen familias normales, que no obedecen a leyes congénitas o que salen en carroza de manifestación se destina a sufragar su yate, su palacio, sus coches, y los de sus familiares.
También me sentó mal que tres editores, dos correctores, un general y una secretaria leyeran el contenido del libro de la Urbano y a nadie se le ocurriera pensar que alguno nos podíamos ofender, porque veían tan normal lo que se decía que ni sospecharon que podía ser polémico. Extraño viniendo de una institución que, según la Constitución, nos representa a todos los españoles. Claro que teniendo en cuenta que dicha Constitución en 1978 optó por la preferencia del hombre sobre la mujer en la monarquía, pese a que la Ley Sálica se había derogado en... ¡1830! puede que no me represente mucho precisamente a mí."
Y una pregunta que añado yo: "Tanta Ley de Igualdad, ¿y por qué tenemos que aguantar una Monarquía?"

8 comentarios:

Folken dijo...

En España, a pesar de que los periodistas se empeñan dia sí, día también de obliterarla, existe aún la llamada presunción de inocencia.
En todas las noticias que he visto, se dice que han detenido a dos jóvenes que al parecer tenían relación con la muerta.
No los han juzgado.
No han sido condenados.
Hasta que no se demuestre lo contrario, ellos no han sido. La Justicia es y debe ser siempre así. Si no es un linchamiento público, que aunque sea la moda no es justicia.

Irreverens dijo...

Para Folken: uno de los menores ya ha confesado el crimen de Ripollet.

Sobre la reina, ya hablé en mi blog, y sigo pensando que tiene derecho a manifestar sus opiniones desde el mismo momento en que vive en este país. Sí, ya sé que tiene privilegios, pero es que también estoy convencida de que cuanto más sepamos de ellos como personas, menos endiosados los veremos. Y eso, para mucha gente en España, es muy necesario.

Hablando como individuos se acercan al "pueblo" y éste puede acabar viendo a sus majestades como simples ciudadanos de a pie, lo cual no estaría nada mal.
:)

Como vi en una viñeta del Roto este fin de semana, y cito de memoria: "si ellos opinan sobre nosotros, nosotros opinaremos sobre ellos".
Pues eso. Que sigan hablando.

Besets

Fernando Manero dijo...

Son tantas las noticias que se agolpan en nuestra mente que apenas tenemos tiempo de procesarlas, pero quien está al tanto de la realidad, no omite ninguna de ellas. Si terrible es el caso de la niña de Ripollet y los agobios de la economía no dejan de quitarnos el sueño, también tenemos tiempo para descubrir las impertinencias de una señora que vive en la Zarzuela, que sorprendentemente no se ha enterado del papel que desempeña y que increiblemente se ha dejado embaucar por una periodista arpía del Opus que la ha llevado a su molino para hacer caja y poner en evidencia, sin que nadie pueda contrastar si es verdad, pensamientos y opiniones que debieran quedar en su ámbito privado para no ofender a nadie, ni en un sentido ni en otro.

Kurtz dijo...

Folken: en efecto, como dice Irreverens, uno de los menores confesó ayer el crimen.

Irreverens: yo pienso que si quieren (el rey y la reina) opinar libremente deberían abdicar. Aunque bueno, como dice la prensa extranjera "Un par de entrevistas más y España se convertirá en una República".
Besets.

Fernando Manero: es vivir con un zapping en el cerebro. No nos recuperamos de una noticia cuando aparece otra. La sociedad de la información, la llaman.

CioN dijo...

no sé que pensaba, que la gente la iba a aplaudir o algo

Lo mejor que podia haber hehco era no decir nada. Pero por lo visto tantos años callada se le habran hecho insoportables

Kurtz dijo...

Es el precio que tiene que pagar por reinar (que no gobernar).
Si no le gusta, ya sabe lo que tiene que hacer.

Mikel Huerga dijo...

Estoy de acuerdo con Folken. Presunción de inocencia ante todo (Aunque uno ya ha confesado)

irreverens: creo que en esto te equivocas. La reina no es "un ciudadano más". La ley establece de forma clara que los reyes han de ser neutros. Yo puedo decir que los huevos fritos son de color verde-azul y me temo que poca gente me hará caso. Sin embargo, lo que diga la reina tiene o puede tener mucha repercusión y por ello han de ser neutros.
Para una obligación que tienen que cumplir a cambio de los infinitos beneficios, podían cumplirla al menos.

Como ya ha comentado Kurtz más o menos, a mí no me ha sorprendido en absoluto lo que la reina piensa (viniendo de donde viene no podíamos esperar que tuviera una idelogia social muy avanzada) pero sí me ha extrañado que tras decenas de años haya decidido a abrir la boca.

Aunque ya han hecho el chiste algunos periodicos, nunca está de más. El rey debió de decirle: ¡por qué no te callas! xD xD

Kurtz dijo...

Siempre lo he dicho: "¿Dónde está el rey y su "Por qué no te callas" cuando se le necesita?"
Pero bueno, si sigue así, dentro de nada República.