domingo, 16 de noviembre de 2008

Funny games

En 1997, el director austriaco Michael Haneke sorprendió y escandalizó al mundo con su película Funny games (juegos divertidos). La película narra la historia de una familia (padre, madre e hijo) que acuden a pasar el verano a una casa que tienen junto a un lago. Pero allí aparecen dos jóvenes perturbados que los secuestran y obligan a jugar a una serie de juegos macabros.
¿Dónde está la particularidad de la película? Sencillamente en que es una película que logra que el espectador sea un personaje más. Precisamente lo que Haneke pretendía denunciar era nuestro gusto por el morbo. Para ello, el espectador está dentro de la película (escenas como aquella en la que la cámara se queda en el recibidor de la casa, como si fuera un invitado más, mientras la familia va cada una a su habitación a deshacer sus maletas, los perturbados hablando a cámara y estableciendo un diálogo unidireccional con el espectador...). La tensión es, a veces, insoportable, con escenas enormemente alargadas que, además, dan una sensación de temporalidad real. Tampoco hay que tomarse muy en serio la película (la escena del "rebobinado"). Eso sí, tiene interesantes reflexiones acerca de la violencia y de la ficción (¿deja de ser ficción y se convierte en realidad cuando la vemos en la pantalla de un cine?) Los actores, por cierto, trabajan bastante bien (los dos jóvenes recuerdan a los de La naranja mecánica). Es una película bastante recomendable, pero no apta para estómagos delicados ni personas con problemas cardiacos.
Sobre el remake, dirigido por el propio Haneke y protagonizado por Tim Roth y Naomi Watts, Funny games US no voy a comentar nada. Es una copia plano a plano y frase a frase de la película original. No sé si el director pretendía demostrar la inutilidad de ciertos remakes o si pretendía que su película se viese en Estados Unidos (recordemos que allí las películas extranjeras se ven en versión original subtitulada, lo cual disuade a muchos), pero me parece una inutilidad haberla hecho (eso sí, de este remake, vuelvo a destacar las interpretaciones, en especial la de Michael Pitt, uno de los perturbados).

5 comentarios:

Richard dijo...

Should be Naomi Watts y Tim Roth.

maumaunoexiste dijo...

Gran película, la primera versión es mejor estoy totalmente de acuerdo. En el "remake" hay una pequeña diferencia respecto la original. La escena del rebobinado en la primera versión el chico gira la cabeza hacia el espectador y le dice si seguimos jugando pero en cambio en la versión americana ese giro tan genial queda clamorosamente omitido.
Saludos

Kurtz dijo...

Richard: vaya, tenemos por aquí a un admirador de Naomi Watts.

Maumaunoexiste: cierto, esa escena queda desvirtuada y hasta ridícula en la película estadounidense.
Saludos.

Tanrax dijo...

Puede ser que sea una copia plano a plano; pero si no llega a ser por la nueva versión, no me entero que existe.
No defiendo la nueva versión, solo comento que me ha ayudado a conocerla.
Saludos Kurtz

Kurtz dijo...

Es que tienes muy poca cultura cinematográfica.
Jajajajaja.
No sé, yo sinceramente, si un remake no aporta nada nuevo lo veo innecesario. Porque como haya que reversionar todas las películas clásicas que se ha perdido nuestra generación...
Saludos.