domingo, 9 de noviembre de 2008

Asesino

Asesino (otro ejemplo de cómo destrozar una película al traducirla al español, puesto que su título original es Control) no es una película que vaya a pasar a la Historia del cine. De hecho, creo que es una película hecha directamente para la televisión (además de que en España se estrenó directamente en el videoclub). Cuenta, eso sí, con un reparto bastante conocido entre los que destacan Willem Dafoe, Ray Liotta y Michelle Rodriguez.
Sin embargo, la película me gustó, no tanto por su factura cinematográfica, sino por sus planteamientos. Ambientada en un futuro cercano, empieza con un preso (Ray Liotta) que va a ser ejecutado. Pero en el último momento se le duerme y se le da una segunda oportunidad. Un científico (Willem Dafoe) ha inventado una droga capaz de suprimir los impulsos violentos y va a probarla en él. Si funciona y el psicópata logra suprimir sus impulsos homicidas, podrá vivir en libertad.
La película plantea varios interrogantes interesantes: ¿puede rehabilitarse un asesino? E incluso mejor, ¿podría la sociedad aceptar esa rehabilitación, en caso de que se diese? La respuesta a ambas preguntas, al menos la que da la película, no deja de ser inquietante.

3 comentarios:

migramundo dijo...

¿Podría la sociedad aceptar la rehabilitación de un asesino? Muy interesante esta pregunta/reflexión. ¿Lo haría con De Juana? No sé por qué tengo la práctica certeza de que la respuesta sería negativa, en general. Saludos.

Mikel Huerga dijo...

Sin ver la película, por el argumento está muy relacionado a "La naranja mecánica" ¿no?

¿Existe libertad si quitamos por la fuerza unos impulsos innatos en una persona?

Kurtz dijo...

Migramundo: seguramente esa respuesta sería negativa en cualquier caso que planteásemos.
Saludos.

Mikel Huerga: la verdad es que no lo había pensado. No pongas en duda, de todas formas, que "La naranja mecánica" le da cien mil vueltas a ésta.