viernes, 19 de octubre de 2012

¿Y si la primavera valenciana volviera?

Esta semana que ya encara sus últimos días ha sido histórica. Desde el martes, y hasta el jueves, se llevó a cabo una huelga en la enseñanza por parte de los alumnos. Esta huelga ha sido histórica porque, por primera vez, también se sumaron las asociaciones de padres.
Los tres días de huelga han transcurrido sin incidentes, a pesar de lo que han intentado inventar medios de comunicación de derechas, como el falso asalto a un colegio religioso en Mérida.
En Valencia tampoco ha habido graves problemas. Un par de contenedores quemados o el corte de las vías del tranvía por jóvenes universitarios fueron los incidentes más destacables, aunque magnificados por los medios de comunicación.
El jueves por la mañana, una manifestación, mayoritariamente de jóvenes, recorrió Valencia, provocando los típicos atascos en la ciudad. La manifestación tuvo una parada especial frente al Tribunal Superior de Justicia, donde se realizó una sentada. Por la tarde, otra manifestación recorrió la ciudad, desde la plaza de San Agustín hasta el antiguo cauce, pasando por la plaza del Ayuntamiento y, de nuevo, frente al Tribunal Superior de Justicia (donde se corearon gritos contra los corruptos y, especialmente, contra Rafael Blasco, implicado en el desvío de dinero de proyectos de cooperación internacional). En algunos balcones, la gente se asomaba para apoyar la huelga haciendo sonar cacerolas.
La huelga ha tenido un seguimiento cercano al 75% en las universidades y al 80% en los institutos de Secundaria. En Primaria también fue muy alta la incidencia.



En definitiva, el espíritu de lucha demostrado aquellos días de la Primavera Valenciana parece que no ha marchitado y continúa adelante. Los últimos acontecimientos me están demostrando que, quizá, la sociedad valenciana esté despertando de ese letargo en el que llevaba sumida desde hace casi dos décadas.

Y, por cierto, el ministro de Educación, José Ignacio Wert, debería tomar buena nota de las protestas y preocuparse por los verdaderos problemas educativos de España y no por chorradas como "españolizar" a los alumnos catalanes.

5 comentarios:

albers dijo...

Que bueno Kurtz!! Qué bueno sería que las sociedades nos despertáramos de los profundos letargos que estamos inmersos y copáramos las calles pacíficamente... en Argentina, venimos sufriendo de lahargos letargos...

Saludos.

Josito dijo...

¿ qué hace un tío de 24 años entrando en un instituto ?

¿ No Tenía ya que estar trabajando, o es que ése es su trabajo ?

Saludos.

Kurtz dijo...

Albers: Ojalá, ojalá...
Saludos.

Josito: ¿Trabajando? ¿Con los cinco millones de parados de este país?
Saludos.

Wilde dijo...

Es que los ministros que ha puesto Rajoy son para enmarcar, pffff ... que pereza hablar de Wert!! Un saludazo!

Kurtz dijo...

Wert y compañía, desde luego, dan para una antología de chistes. Chistes malos, pero chistes.