miércoles, 6 de abril de 2011

Se derrumba un falso techo en La Nueva Fe

Un hospital inaugurado con prisas y presiones trae consecuencias como ésta. El derrumbe de siete metros de techo falso en la zona de quirófanos. ¿Será ahora la culpa del escayolista? ¿O quizá de Zapatero?

6 comentarios:

julian dijo...

Joder,claramente se ve que la culpa es de zapatero por no rematar él mismo el techo.Esto con aznar no pasaba por que llamaba a bush y en menos de una hora tenía a 1.000.000 de marines en el hospital poniendo escayola en el techo y con la que les sobraba te hacian otro hospital al lado.

Un saludo Kurtz o mejor D. kurtz ahora que eres jefe :) y te gusta echarle la bronca a tu empleado por llegar tarde,jajajaja.Para ser el primero está bien,pero el siguiente que sea un poquito más largo.Están graciosas las tomas falsas del final.

Kurtz dijo...

Si es que... Menos mal que Zapatero ya se marcha y nos deja a todos los valencianos en paz (léase con ironía).

Por otro lado, lo de hacer de jefe no influye en mí. El poder no me cmabiará (ups, creo que esto ya lo dijo alguien antes que yo).
;)

Un saludo.

Andros dijo...

Tenemos tan poco dinero en valencia que hasta los falsos techos los hacemos falsos.
Esto con Franc...Esto con la república no pasaba.

Kurtz dijo...

Me ha gustado lo de los falsos techos falsos.
Jajaja.

el chispas dijo...

No se de quien sera la culpa,lo que se es que de un Español lo mas seguro es que no,porque entre las prisas de la obra y la mano de obra barata y poco qualificada que por alli pasaban el rato,lo raro es que no salgan mas videos.La culpa,de los empresarios que lo unico que les importa es engordar su cuenta bancaria y a quien van a explotar,al emigrante que no dice ni "mu"y encima por cuatro perras. Alli el lema era trabajar a destrajo para cobrar a jornal algunos bautizamos la nueva FE como Guantanamo(sin ofender a nadie que pueda sntirse ofendido con esa prision)pero esa era la impresion de trabajar en ese lugar.

Kurtz dijo...

Y eso por no hablar de los políticos deseosos de inaugurar un edificio antes de las elecciones, aunque no esté en condiciones.