miércoles, 20 de abril de 2011

Inauguraciones-soborno

Siempre que se avecina unas elecciones vienen las inauguraciones-soborno. Generalmente, durante el resto del año no se producen inauguraciones (salvo en la Comunidad Valenciana, donde los edificios son inaugurados dos o tres veces, y eso antes de que se terminen de construir). Sin embargo, cuando se acercan las elecciones, los gobernantes se lanzan a una carrera desenfrenada por inaugurar. Así, parece que han trabajado algo a lo largo del año.
En la Comunidad Valenciana, el saldo es bastante esperpéntico. Alfonso Rus inaugura un parque en Ontinyent sin acceso para minúsválidos, Carlos Fabra inaugura un aeropuerto que no tiene permiso para que despeguen o aterricen aviones, en Vila-Real se abrirá una biblioteca sin libros ni personal (y eso que han tenido tiempo, pues el proyecto data de hace dos años)... Pero la palma se la lleva Francisco Camps que el mismo día inauguró la maqueta del futuro hospital de La Vall d'Uixó (y no es broma; inauguró una maqueta diciendo: "Os prometí un hospital y aquí tenéis la maqueta"; todo un ejemplo de cinismo y caradura) y un centro de salud en Burriana sin fecha de puesta en funcionamiento.
Lo peor es que mucha gente caerá en la trampa y creerá que estos impresentables hacen progresar a sus respectivas ciudades. Pero sólo se ríen en nuestra cara porque saben que les votaremos para que sigan robándonos el dinero durante cuatro años más.

2 comentarios:

Nicolás dijo...

A eso se le llama ser original o un gran caradura.

Kurtz dijo...

Un gran caradura, sin duda.