jueves, 12 de enero de 2012

¿"Gomorra"? No, Alicante

Hay una escena que me sorprendió muchísimo en la novela Gomorra, de Roberto Saviano (posteriormente adaptada al cine). Un hombre está muriéndose, envenenado por los productos que hay enterrados en su propiedad. Aún así, este moribundo firma para permitir a los mafiosos que sigan enterrando basura en sus propiedades. Al final, se nos dice que la mafia ha enterrado toneladas de basura, incluido material peligroso como productos químicos, en miles de kilómetros cuadrados de Italia, provocando en muchos casos su contaminación.
El pasado mes de diciembre, se descubría un enterramiento ilegal de basuras en La Murada (Orihuela, Alicante). En teoría, el lugar era un campo de limoneros, pero debajo, en un área de 80 a 100 kilómetros cuadrados ocultaba basuras como jeringuillas, móviles, vidrios, papeles, teléfonos, aparatos electrónicos destrozados y otras cosas. Fue el pasado 21 de diciembre, cuando la policía judicial realizó unas catas en el lugar, en presencia del Seprona.
Las denuncias por enterramientos de basuras ilegales ya venían de antes. El concejal de Medio Ambiente de Orihuela, Manuel Culiáñez, ya había denunciado este tipo de enterramientos el verano pasado. Sin embargo, podemos remontarnos más lejos en el tiempo. En 2008, tras denuncias de los vecinos de La Murada, agentes de la policía local de Orihuela levantaron informes sobre supuestos enterramientos ilegales de basuras en el mismo lugar donde se han descubierto ahora. Sin embargo, de esos informes nunca se supo nada. Este otoño, el ayuntamiento de Orihuela pidió a la consellería de Infraestructuras, Transportes y Medio Ambiente que investigara si existían los enterramientos ilegales de basuras y qué se podía hacer. El ayuntamiento señalaba dos terrenos: Los Randeros y los Ruviras, donde la policía judicial realizó las catas el pasado 21 de diciembre. La consellería contestó que, tras la visita al lugar de los agentes de la Policía de la Generalitat (la policía autonómica valenciana), el 4 de octubre, no encontraron nada. 11 días después, el periódico Informaciones constataba los enterramientos en el lugar. Eso sí, la consellería permitió al ayuntamiento de Orihuela que realizase los informes geotécnicos que considerase necesario si creía realmente que se enterraban basuras de forma ilegal.
Las prácticas mafiosas siguen asolando. Los mafiosos españoles, todos ellos contaminando las instituciones públicas, copian a sus homólogos italianos. Igual que con el caso Brugal (también en Alicante) o el caso EMARSA, casos de corrupción que comenzaron a partir de la investigación del tratamiento y gestión de basuras y residuos, veremos qué mierdas salen de las basuras enterradas ilegalmente en La Murada.

3 comentarios:

Isabel Barceló Chico dijo...

Estamos rodeados. Besos.

Nicolás dijo...

Alí Babá y los cuarenta ladrones. O más.

Kurtz dijo...

Isabel: Y tan rodeados.
Besos.

Nicolás: En una manifestación, leí una vez una pancarta que decía: "Prefiero que me gobiernen Alí Babá y los cuarenta ladrones. Al menos, no son tantos ladrones". Pues eso.