viernes, 24 de junio de 2016

Bréxito

Ayer se celebró el referéndum para decidir si Reino Unido se quedaba o no en la Unión Europea (por cierto, los que negaban el referéndum catalán alegando que debía votar toda España, ¿qué opinan de que solo votaran los británicos para decidir si se iban de la Unión?). Contra todo pronóstico, ganó el Brexit, es decir, salir de la Unión.
Realmente Reino Unido ha estado más bien poco dentro de la Unión Europea. Creo que simplemente estaba ahí para dar más caché a la Unión.
Todo el que me lee sabe que mis simpatías por esta Unión Europea son casi nulas. Se nos vendió la idea de una Europa social y de los pueblos y ha resultado ser todo lo contrario. El drama de los refugiados lo demuestra. Por su parte, la crisis económica ha demostrado la debilidad del euro y lo mal planteado que estaba desde el principio. Pero la solución no es marcharse.
La salida del Reino Unido de la Unión no es un éxito de los euroescépticos ni de los movimientos sociales; es un éxito de la ultraderecha antieuropeísta, y como tal lo están celebrando. Curiosamente, la crisis y la inoperancia europea han reforzado a esa ultraderecha. La ultraderecha del odio y la intolerancia es la que está ganando y destruirá Europa. No creo que el Reino Unido le haya pegado una bofetada a Merkel, Rajoy y compañía; se la ha pegado a Europa entera y a la posibilidad de crear una Europa realmente social.
Ya por último me gustaría destacar la bajeza de los políticos españoles. Por un lado, PedroSSánchez, del PSOE, afirmando que esto es lo que pasa cuando se consulta a la ciudadanía problemas que deberían resolver los políticos. Parece que a este socialista ya no le gusta la democracia. Habría que preguntarle qué hacer cuando los políticos no resuelven ese problema. Tanto PSOE, ,como PP, como Ciudadanos han aprovechado para arremeter contra Podemos por el resultado del referéndum, alegando que Podemos defiende la salida de España de la Unión Europea (cosa falsa). Curiosamente, Podemos ha sido el único partido español que envió un representante a apoyar públicamente la permanencia en la Unión. Otros andaban perdidos por Venezuela. Y el último rastrero ha sido Margallo, quien asegura que Gibraltar ahora está más cerca de ser español. Nada, que esto acabará apuntándoselo Vox.