lunes, 14 de mayo de 2012

Fin de semana reivindicativo

Quizá alguien había dado por muerto al movimiento del 15-M. Y si lo hizo, este fin de semana tuvo que darse cuenta de lo equivocado que estaba. Y es que este fin de semana se celebró en España (y gran parte del mundo) el primer aniversario del 15-M. Y ha servido para demostrar que la gente sigue exigiendo un cambio en la política y la economía, y que los poderosos siguen teniendo mucho miedo y son capaces de recurrir a las más bajas tretas con tal de intentar (que no conseguir) callar a la gente en su legítimo derecho a protestar. Por su parte, la prensa de la derecha se ha dedicado a atacar o ignorar al movimiento. En televisión, tal sólo La Sexta ofreció un debate especial sobre las movilizaciones. Una vez más, los españoles casi teníamos que acudir a la prensa extranjera para saber lo que pasaba en nuestro país. Hasta Bruce Springsteen, que estaba en Sevilla para un concierto, apoyó al movimiento de los indignados.
El sábado día 12 hubo manifestaciones en casi todas las ciudades españolas y en algunas del extranjero. La de Valencia fue multitudinaria, acudiendo miles de personas. Apenas hubo incidentes y por la noche comenzaron las acampadas. En el caso de Valencia, la alcaldesa Rita Barberá había trasladado una Mascletà desde el antiguo cauce a la plaza del ayuntamiento para ser disparada esa noche, y así impedir la acampada de los indignados. Sin embargo, éstos rompieron el cordón de seguridad y obligaron a la retirada de la Mascletà. Además, surgen algunas voces que aseguran que en realidad la Mascletà era una farsa. En cualquier caso, las plazas son tomadas en muchos puntos de España. En Madrid, la imagen de Sol es impresionante. La plaza y los alrededores están tomados por miles de personas. El toque de queda impone el desalojo a las 22:00, pero hay demasiada gente. Los cálculos menos halagüeños con el movimiento cifraban la asistencia en 30.000 personas (así que, probablemente, habría el doble). El toque de queda pasa y la gente sigue en la plaza, sin ánimo de moverse.
Entrada ya la madrugada, Madrid y el resto de plazas tomadas son desalojadas. En Madrid son detenidas 18 personas y otras dos son detenidas en Granada (algunas de las detenciones fueron arbitrarias). Ya se puede uno imaginar que los desalojos no fueron pacíficos. Yo me moví por Valencia esa madrugada, antes del desalojo, y la sensación fue la de estar en una ciudad tomada por la policía. No sólo en los alrededores de la plaza del Ayuntamiento, donde se concentraba un centenar de indignados que aún resistían, se podía uno encontrar gran número de efectivos de la policía nacional. Por toda Valencia se podía uno encontrar un gran número de coches de la policía local, patrullando o, directamente, vigilando algunas plazas de barrios que habían sido activas durante todo este año.
Tras el desalojo, el movimiento no se resignó y se volvió a convocar concentraciones para las cinco de la tarde del domingo día 13. Y se respondió de nuevo acudiendo a las plazas. En esta ocasión, el toque de queda en Madrid era la medianoche, pero también se sobrepasó esa hora sin que la policía iniciara el desalojo. La nueva consigna fue que si se plantaba alguna tienda de campaña se produciría el desalojo. Pero   los indignados no acampaban. Se realizó una gran asamblea general y un grupo decidió pasar la noche en la plaza. A punto de llegar las seis de la mañana de hoy, dos personas comenzaron una trifulca. Según los testigos, uno de ellos era un hombre agresivo, al que nadie conocía y que durante la asamblea lanzó algunos insultos y gritos por la causa saharaui. El otro había pasado toda la noche con una máscara de Anonymous que sólo se quitó para pelearse. Esta pelea (realizada fuera del ángulo de tiro de la cámara de RTVE que emitía en directo) fue la excusa para que interviniese la policía. Muchos de los indignados sospechan que la pelea fue simulada. El nuevo desalojo se saldó con dos detenidos.
El aniversario del 15-M continúa hoy y mañana. En este momento hay una concentración en Madrid por el cierre de Bankia, con peticiones masivas de cierres de cuentas. En Twitter se puede seguir esta nueva concentración a través de los hashtags #14Mmad y #cierrabankia. Allí, la policía ya está identificando manifestantes.