lunes, 7 de noviembre de 2016

Entre lo malo y lo peor

Mañana Estados Unidos va a votar en sus elecciones presidenciales. Si creíamos que la política española estaba mal, la estadounidense no se queda atrás.
Hillary Clinton se presenta por el Partido Demócrata. Su único valor es la posibilidad de ser la primera mujer que se convierta en presidenta del país. Por lo demás, Clinton se limitará a una política continuista, siguiendo adelante con las decepciones que fueron la bandera política de Obama. En el otro lado se sitúa, por el Partido Republicano, Donald Trump. Ya ha enseñado su patita racista y machista así como sus ínfulas populistas, lo cual no le ha hundido en la carrera presidencial tanto como podría parecer. Y lo que resulta más curioso, Trump es un empresario multimillonario que se las está dando de antisistema... y le está funcionando.
En fin, veremos qué pasa en Estados Unidos. Lo que está claro es que, tras el Brexit, el referéndum de Colombia, las elecciones en España y las de Estados Unidos, los historiadores del futuro lo tendrán muy difícil para explicar el 2016 democrático.