domingo, 26 de abril de 2015

La extraña que hay en ti




De todas las películas que justifican el que la gente se tome la justicia por su propia mano, La extraña que hay en ti es la mejor, junto a Sentencia de muerte (dirigida por James Wan y protagonizada por Kevin Bacon) y, quizá películas más gore como Escupiré sobre tu tumba (también conocida como Dulce venganza, un remake de La violencia del sexo) o La última casa a la izquierda (la original, no el remake).
En La extraña que hay en ti tenemos a una mujer, locutora de radio, cuyo novio, de origen extranjero, es asesinado de una paliza. Ella, incapaz de superar el trauma y rota por el dolor, decide buscar a los culpables para hacerles pagar lo que han hecho. Un policía, que intuye lo que la protagonista pretende hacer, tratará de evitarlo.
La película difumina la línea entre moral y Justicia, un dilema que cualquiera de nosotros tendríamos en la situación de la protagonista, estemos a favor o en contra de sus acciones. Todos empatizamos con esa persona que ha perdido a alguien a quien quería a manos de unos indeseables. De hecho, el valor que tiene la película es que la protagonista es fácilmente identificable con cualquiera de nosotros, una persona con una vida normal y sencilla que se ve abrumada por el peso de la tragedia.
En Estados Unidos existe mucho interés en esa venganza que justifican llamándola justicia o castigo (ahí está el personaje del cómic llamado El Castigador, también llevado al cine). Incluso se ha creado en el cine un subgénero con este tipo de argumentos del que las películas que protagonizó Charles Bronson son las más conocidas (ahora parece que ese papel lo está acaparando Liam Neeson). Aún así, La extraña que hay en ti, a diferencia de muchas de esas películas, se deja ver.
Así pues, sean cuales sean las ideas que cada uno tenga sobre la Justicia y la venganza, que se dejen llevar por esta película y por su historia. El debate ya lo tendremos después.

Tráiler.

2 comentarios:

A. V. Garijo Serrano dijo...

Muy buena película. Me encantan los pensamientos encontrados de ambos protagonistas.

Kurtz dijo...

Es muy buena. Y esos dilemas que plantea resultan muy interesantes.