viernes, 13 de diciembre de 2013

Cataluña y la independencia

Ayer por fin se desveló la fecha en que tendrá lugar la consulta al pueblo catalán sobre la independencia y la pregunta que se le hará. Pregunta que será doble: "¿Quiere que Cataluña se convierte en un Estado?" Si la respuesta es afirmativa se podrá contestar a una segunda pregunta: "¿Quiere que este Estado sea independiente?". La fecha será el 9 de noviembre de 2014.
Soy muy escéptico la verdad. En primer lugar, porque no creo que se vaya a celebrar el referéndum. No porque no creo que deba celebrarse; en varias ocasiones ya me he pronunciado a favor de este tipo de referéndum y no porque esté a favor de la independencia de Cataluña. Pero el referéndum no podrá celebrarse puesto que la Constitución no lo permite. Desgraciadamente es así. El referéndum es democrático, pero la Constitución no lo es. Triste y real.
Y aunque se celebrase creo que el resultado será afirmativo para la primera pregunta y negativo para la segunda. No creo que existe un sentimiento independentista mayoritario en Cataluña. Aunque lo entendería que lo hubiera. Hay muchos que se quejan de que en Cataluña se insulta y desprecia a España, pero ellos mismos insultan y desprecian a Cataluña. Hasta son más partidarios de la independencia que los catalanes ("¿Quieren la independencia? Pues yo les construía alrededor un muro de veinte metros de altura"). Entre unos y otros, lo raro será que Cataluña no se independice.
Incluso aunque en el referéndum de 2014 se eligiese mayoritarimente la independencia el camino que habría que recorrer es aún más largo y no libre de dificultades y obstáculos. Pero haciendo un ejercicio de política ficción (que me encanta), ¿y si Cataluña se independizase? Que nadie se equivoque, Cataluña no se va a convertir en el paraíso proletario, social y comunista (o de izquierdas) como muchos desean. Y menos convirtiendo a Artur Mas y a CiU en héroes de la independencia. Los problemas sociales y de corrupción de Cataluña no se van a solucionar separándose de España, sino que, al igual que el resto de España, pasa por librarse de la casta de políticos corruptos y por cambiar el sistema y librarse del capitalismo y el neoliberalismo. Si Cataluña se independizase algún día, espero que tome ese camino, para que otros la puedan imitar. Pero en esto también soy muy escéptico.

2 comentarios:

Nicolas Mengual dijo...

Es un debate estéril que solo conduce a que los fabricantes de tinta se forren.

Kurtz dijo...

De estos debates, más estériles que debatir sobre el sexo de los ángeles, hay muchos en España. Nos encanta discutir, más aún si hay políticos de por medio.