jueves, 14 de marzo de 2013

Francisco I



Ayer fue elegido el nuevo Papa. El elegido fue el Jorge Mario Bergoglio, de Argentina. Nada más ser elegido ya ha hecho Historia: es el primer sudamericano en ser elegido para el cargo; es el primer jesuita; hasta su nombre es nuevo en la Historia: Francisco I.
Tiene luces en su currículum, como su compromiso contra la pobreza y su, al menos aparentemente, sencillez. Pero también tiene sombras tales como su colaboración con la dictadura de Videla y su rechazo al matrimonio homosexual o el aborto (sombras, por otro lado, nada sorprendentes en un miembro de la Iglesia).
Veremos lo que hace este Papa, aunque no soy muy optimista con que cambie mucho las cosas. Tiene una oportunidad maravillosa para llevar a la Iglesia a esa sencillez que predica y al lado de los pobres. O quizá sea cierta la profecía que dice que este será el último Papa.

4 comentarios:

Nicolás dijo...

Ayer estuve a punto de dejar en post en mi blog pero lo descarte cuando me di cuenta que lo único que podía decir era que me parecía una gran incógnita por esas luces y sombras. Veremos...

Kurtz dijo...

Veremos, pero como ya he dicho, no soy muy optimista.

Benet dijo...

Ver en la prensa una imagen de F1 (coño que casualidad) dando misa a 100 hombretones disfrazados de cardenales me dice que todo, todo, va a seguir igual que en el Renacimiento.

Kurtz dijo...

Más o menos eso pienso yo.