domingo, 2 de marzo de 2014

Drácula



A estas alturas, poco se puede añadir sobre esta inmortal novela escrita por Bram Stoker en 1897. Sin duda, ha resistido muy bien el paso del tiempo y aún hoy sigue destilando oscuridad y sigue siendo una gran novela de terror. Quizá porque apela a sentimientos que aún llevamos arraigados en nuestro interior. Contribuye a ello, además de los personajes creados por Stoker, ese estilo epistolar que hasta le da cierto realismo.
Drácula es una novela en la que uno puede disfrutar de la magia de la literatura, incluso de noche y con la única compañía de una lamparita encendida. La obra se puede completar con el relato El invitado de Drácula (también titulado El huésped de Drácula), capítulo suprimido de la obra original; y con Drácula: el no muerto, secuela escrita por Dacre Stoker e Ian Holt, basándose en las notas que el propio Bram Stoker dejó antes de morir.

2 comentarios:

Victor J. Garijo dijo...

Este es uno de mis libros pendientes de leer. A ver si me pongo las pilas.

Kurtz dijo...

Léelo, que merece la pena.