martes, 25 de febrero de 2014

Integrismo religioso español

Una ministra de Trabajo se encomienda a una virgen y un ministro de Interior agradece a Santa Teresa su intercesión por el país. ¿Dónde sucede esto? ¿En Irán? ¿En Israel? ¿En lo más profundo y rural de Estados Unidos? No. En la avanza y moderna España.

La última ocurrencia de este Gobierno de retrógrados meapilas la ha tenido el ministro de Interior que ha concedido la Medalla de Oro al Mérito Policial a la Virgen María del Amor por su "dedicación", "sacrificio" y "desvelos" por España. No es la primera vez que una virgen se lleva un reconocimiento en la España de Rajoy. En 2012, la Virgen del Pilar recibió la Gran Cruz de la Guardia Civil.
Resulta preocupante que la Iglesia intente interferir en las leyes de un país e impongan sus criterios y moral a los gobernados. Y en España, esa imposición está llegando a cotas increíbles. No estamos retrocediendo a la época de Franco, ni a los años treinta; con este Gobierno estamos retrocediendo a la Edad Media. Y algunos les votan encantados. Terrible España.

3 comentarios:

Ana A dijo...

Lo que veo más terrible no es que tengamos talibanes, sino que tantos millones de españoles que no son integristas no sean conscientes de lo que se nos viene encima cada vez que el PP llega al poder. Y que voten en masa a estos impresentables retrógrados, y que luego digan que en el PP hay de todo, pues no se nota, porque parece que todos los cargos más importantes se los dan a ese ala

Victor J. Garijo dijo...

Madre mía cuánta estupidez reinará en la clase política. ¿Cómo puede ser que den medallas a trozos de madera en lugar de a personas? Me parece lamentable y patético.

Kurtz dijo...

Ana: Eso es cierto. Al fin y al cabo, ellos no exhibirían ese integrismo si no hubiera gente que les votara.

Víctor: Este Gobierno se está especializando en hacer el ridículo, nacional e internacional, premiando figuritas y arrinconando a gente que realmente merece esos reconocimientos.